/ domingo 18 de abril de 2021

Pequeños museos de París se reinventan para sobrevivir a la pandemia

El Museo del Chocolate, el del Abanico o el de la Absenta, no tienen ni el músculo financiero ni la posibilidad de lograr patrocinios corporativos como las grandes instituciones

Reinventarse, buscar nuevas fuentes de ingresos y algunas ayudas oficiales ha sido la receta de los pequeños museos de París para sobrevivir al medio año que llevan cerrados, igual que el resto de centros culturales, por las restricciones del Gobierno para frenar la pandemia.

La capital francesa tiene decenas de museos pequeños, casi familiares, como el Museo del Chocolate, el del Abanico o el de la Absenta, que no tienen ni el músculo financiero ni la posibilidad de lograr patrocinios corporativos como las grandes instituciones (Louvre o Pompidou, por ejemplo) para sobrevivir a esta situación sin precedentes.

Uno de esos pequeños espacios es el Museo de las Lámparas de Aceite que dirige un armenio de 71 años, Ara Kebapcioglu, que en 1982 se trasladó a París al casarse con una francesa y abrió un pequeño taller de lámparas antiguas en una pequeña calle del distrito V.

Te puede interesar: Qué eran los museos antes de ser museos: Museo Franz Mayer

En el año 2000 decidió abrir una pequeña exposición de lámparas de aceite en la trastienda del taller: Una sala de unos quince metros cuadrados con unos doscientos modelos diferentes.


La afluencia a este espacio nunca ha sido muy elevada (unas tres personas al día), pero desde noviembre ni siquiera está abierto por las restricciones.

Kebapcioglu vive y sufraga los gastos del pequeño museo con la venta de lámparas restauradas y explica que, "sorprendentemente", ha vendido muchas más en estos últimos meses: "la gente no puede viajar y el dinero que ahorra lo gasta en redecorar su casa", explica.

Este experto en iluminación se ha estrenado ahora en Instagram y en la venta por internet, y asegura que el momento es "complicado" pero que gracias a las ayudas del Estado (cerca de 3.000 euros en dos pagos) podrá salir adelante.


El Museo Grévin de París mantiene sus puertas cerradas, igual que el resto de instituciones y centros culturales. | EFE

LENGUAS, FERIAS, MINERALES...


Otro pequeño museo que sufre el castigo de las restricciones es el Museo de las Lenguas, fundado en 2013 por el neozelandés Mark Oremland, quien vendió la agencia de viajes que tenía en París para hacer realidad su sueño: montar un museo de las lenguas y la lingüística.

En este pequeño espacio puede verse una copia de la piedra Rosetta o una de las famosas máquinas encriptadoras Enigma de la Segunda Guerra Mundial.

A él solían ir antes de la pandemia unas diez personas al día, lo que reportaba a Oremland unas pérdidas de 1.000 euros mensuales, que equilibraba con los beneficios que le da un pequeño hostal que tiene en Nueva Zelanda y que atiende todos los veranos, cuando cierra el museo.

Desde el cierre, Oremland ha empezado a vender por internet productos relacionados con el museo y ha lanzado una campaña de captación de donativos.

Aunque no sabe cuándo podrá volver a abrir y sigue perdiendo dinero, no se plantea cerrar el local: "Es el proyecto de mi vida y creo que algún día tendremos beneficios".


Pero en París también hay museos de una dimensión mayor, como el dedicado a las Artes de Ferias, fundado por Jean Paul Favand en 1996.

Situado en Bercy, es un complejo de más de 8,000 metros cuadrados que reúne una veintena de atracciones de los siglos XIX y XX como carruseles, autómatas y objetos de cabaret.

El anciano coleccionista pudo reabrir legalmente el museo entre junio y octubre de 2020, pero decidió no hacerlo porque con el aforo limitado a un tercio de la capacidad "habría tenido más gastos que ingresos".

¿Qué ha hecho entonces en los últimos catorce meses? "Innovar", responde contundente. "He invertido más de un millón de euros en mejorar las atracciones que ya tenemos gracias a una subvención del Estado de varios centenares de miles de euros y al apoyo de los bancos".

PARADOJA FINANCIERA


Muy distinto es el caso del Museo de la Mineralogía es en realidad un anexo de la Escuela de Minas de París, que expone 4,000 muestras en una sala de 1,000 metros cuadrados, además de las más de 100,000 que tiene almacenadas.

Y aunque el año 2020 lo cerró muy lejos de los 20,000 visitantes anuales que antes solía tener, fue para ellos, "en lo financiero, el mejor de los últimos años", explica su director Didier Nectoux, ya que ha tenido más tiempo para preparar y enviar dossieres de información a algunos mecenas que han donado fondos al museo.

"El hecho de pertenecer a un ente público como la universidad, hace que estamos fuera de peligro", reconoce Nectoux.

Por ahora no existe una fecha oficial para la reapertura de los museos pero este pasado jueves el presidente Emmanuel Macron mantuvo una reunión con alcaldes a los que aseguró que su intención es reabrirlos a mediados de mayo si la situación sanitaria lo permite.

Reinventarse, buscar nuevas fuentes de ingresos y algunas ayudas oficiales ha sido la receta de los pequeños museos de París para sobrevivir al medio año que llevan cerrados, igual que el resto de centros culturales, por las restricciones del Gobierno para frenar la pandemia.

La capital francesa tiene decenas de museos pequeños, casi familiares, como el Museo del Chocolate, el del Abanico o el de la Absenta, que no tienen ni el músculo financiero ni la posibilidad de lograr patrocinios corporativos como las grandes instituciones (Louvre o Pompidou, por ejemplo) para sobrevivir a esta situación sin precedentes.

Uno de esos pequeños espacios es el Museo de las Lámparas de Aceite que dirige un armenio de 71 años, Ara Kebapcioglu, que en 1982 se trasladó a París al casarse con una francesa y abrió un pequeño taller de lámparas antiguas en una pequeña calle del distrito V.

Te puede interesar: Qué eran los museos antes de ser museos: Museo Franz Mayer

En el año 2000 decidió abrir una pequeña exposición de lámparas de aceite en la trastienda del taller: Una sala de unos quince metros cuadrados con unos doscientos modelos diferentes.


La afluencia a este espacio nunca ha sido muy elevada (unas tres personas al día), pero desde noviembre ni siquiera está abierto por las restricciones.

Kebapcioglu vive y sufraga los gastos del pequeño museo con la venta de lámparas restauradas y explica que, "sorprendentemente", ha vendido muchas más en estos últimos meses: "la gente no puede viajar y el dinero que ahorra lo gasta en redecorar su casa", explica.

Este experto en iluminación se ha estrenado ahora en Instagram y en la venta por internet, y asegura que el momento es "complicado" pero que gracias a las ayudas del Estado (cerca de 3.000 euros en dos pagos) podrá salir adelante.


El Museo Grévin de París mantiene sus puertas cerradas, igual que el resto de instituciones y centros culturales. | EFE

LENGUAS, FERIAS, MINERALES...


Otro pequeño museo que sufre el castigo de las restricciones es el Museo de las Lenguas, fundado en 2013 por el neozelandés Mark Oremland, quien vendió la agencia de viajes que tenía en París para hacer realidad su sueño: montar un museo de las lenguas y la lingüística.

En este pequeño espacio puede verse una copia de la piedra Rosetta o una de las famosas máquinas encriptadoras Enigma de la Segunda Guerra Mundial.

A él solían ir antes de la pandemia unas diez personas al día, lo que reportaba a Oremland unas pérdidas de 1.000 euros mensuales, que equilibraba con los beneficios que le da un pequeño hostal que tiene en Nueva Zelanda y que atiende todos los veranos, cuando cierra el museo.

Desde el cierre, Oremland ha empezado a vender por internet productos relacionados con el museo y ha lanzado una campaña de captación de donativos.

Aunque no sabe cuándo podrá volver a abrir y sigue perdiendo dinero, no se plantea cerrar el local: "Es el proyecto de mi vida y creo que algún día tendremos beneficios".


Pero en París también hay museos de una dimensión mayor, como el dedicado a las Artes de Ferias, fundado por Jean Paul Favand en 1996.

Situado en Bercy, es un complejo de más de 8,000 metros cuadrados que reúne una veintena de atracciones de los siglos XIX y XX como carruseles, autómatas y objetos de cabaret.

El anciano coleccionista pudo reabrir legalmente el museo entre junio y octubre de 2020, pero decidió no hacerlo porque con el aforo limitado a un tercio de la capacidad "habría tenido más gastos que ingresos".

¿Qué ha hecho entonces en los últimos catorce meses? "Innovar", responde contundente. "He invertido más de un millón de euros en mejorar las atracciones que ya tenemos gracias a una subvención del Estado de varios centenares de miles de euros y al apoyo de los bancos".

PARADOJA FINANCIERA


Muy distinto es el caso del Museo de la Mineralogía es en realidad un anexo de la Escuela de Minas de París, que expone 4,000 muestras en una sala de 1,000 metros cuadrados, además de las más de 100,000 que tiene almacenadas.

Y aunque el año 2020 lo cerró muy lejos de los 20,000 visitantes anuales que antes solía tener, fue para ellos, "en lo financiero, el mejor de los últimos años", explica su director Didier Nectoux, ya que ha tenido más tiempo para preparar y enviar dossieres de información a algunos mecenas que han donado fondos al museo.

"El hecho de pertenecer a un ente público como la universidad, hace que estamos fuera de peligro", reconoce Nectoux.

Por ahora no existe una fecha oficial para la reapertura de los museos pero este pasado jueves el presidente Emmanuel Macron mantuvo una reunión con alcaldes a los que aseguró que su intención es reabrirlos a mediados de mayo si la situación sanitaria lo permite.

Estado

Presencia de migrantes es temporal, asegura delegado federal

Iván Hernández, dijo que no tardarán más de unas semanas porque van hacia Estados Unidos y se les ofrecerá la solidaridad del estado mexicano

Local

Dejan flores como amenaza a funcionario de Catastro

La recepción del arreglo floral provocó la movilización de elementos policiacos

Local

Protestan en la JLCyA por la designación del presidente

Germán Farías Silvestre no tiene el perfil para ocupar ese cargo, señalan abogados

Estado

Más de 2 millones de medicamentos llegaron a Guerrero

Se han distribuido en las siete regiones del estado, además de material de curación e insumos

Local

Celebrará la iglesia católica la concepción inmaculada de la Virgen María

Se cumplen 51 años de la fundación de la parroquia que lleva el mismo nombre

Local

Dejan flores como amenaza a funcionario de Catastro

La recepción del arreglo floral provocó la movilización de elementos policiacos

Local

Realizan foro para indígenas contra la violencia de género

Organizan la CDHEG y el Instituto Municipal de la Mujer

Mundo

Congreso de Perú desestima juicio político contra el presidente Pedro Castillo

El pedido de llevar a juicio político a Castillo solo consiguió 46 votos en el plenario y se necesitaban 52 para aprobarlo

Local

Siguen descargas de aguas negras a playas de Acapulco

Son miles los litros de aguas negras que están desembocando en playa El Morro