imagotipo

Observatorio Turístico UAGro

  • Roger Joseph Bergeret Muñoz

En el diccionario se define a la incongruencia como una falta total de coherencia entre varias ideas, acciones o cosas. Conducta o expresión que contradice a otra, o no guarda con ella una relación lógica. Se produce una incongruencia cuando se presenta algo contradictorio en algún sentido.

El gobierno del Estado ha afirmado que acabamos de tener la mejor temporada en muchos años, sin embargo, la incongruencia es que los empresarios dicen que tuvieron una ocupación menor de 5.5% que el año pasado, turismo municipal afirma que se tuvo una ocupación de 8% menor al 2016.

A pesar de las declaraciones del estado, la incongruencia por igual es que no se registra el incremento en los ingresos de las empresas y de los impuestos del estado. Tampoco se ha registrado un incremento en la demanda de trabajadores en el sector productivo. Otra incongruencia es que a pesar de trabajar en el sector turístico la gran mayoría si es que casi todos los trabajadores no gozan de vacaciones o no salen o viajan en su tiempo, son los parias del sector.

La mayor incongruencia que nos ha hecho ver nuestro amigo “Oflo” es que, a pesar de un plan de desarrollo del Estado, así como su programa del sector turístico, no se aplica nada y no se da seguimiento. Lo que genera una hecatombe económica en los habitantes del puerto. Que explica la cantidad de comedores populares 69 financiados por la federación.

Por lo que las declaraciones del incremento del turismo no solo son una incongruencia, son más bien o parecen ser un artilugio del Estado para colocarse ante las próximas elecciones en 2018.  Hace algunos días me mostraban las estadísticas de todo el año y mi reacción ante la visión de la realidad fue de “Pobre Acapulco, pobre acapulqueños”. Vivimos con un gobierno lleno de incongruencias.

Cada vez más alejados de la realidad de un polo de desarrollo, sin lograr por igual la formación de un centro de desarrollo. Que genere bien estar o mejor calidad de vida a los acapulqueños. Vivimos en una época de neocolonialismo es por igual una incongruencia en el gobierno.

En el sector político, la incongruencia es abismal, mientras a los partidos les entregan miles de millones para sus campañas, a los independientes para la presidencia de la república, no les dan recursos, y tienen que demostrar más de 800 mil firmas de apoyo entre 17 estados y lo peor es el tiempo medido. ¿Incongruencia o plan con maña?

El modelo turístico en México es solo una oportunidad para los que piensan que la colonia sigue y que es importante explotar nuestros recursos naturales y humanos a salarios de subsistencia. Solo Ríos Piter es quien ha hecho una propuesta de modificación del modelo para dar mayor calidad de vida a los mexicanos sin que esto excluya a las empresas a desarrollarse.

Muchos quieren convencernos con incongruencias diciendo que el pasado ya pasó y que no regresara por lo que debemos de olvidar el pasado y vivir un presente que hable bien de Acapulco. Sin embargo, Ferdinand de Saussure, uno de los iniciadores de la “escuela estructuralistas” que plantean la necesidad de fundamentar las acciones con base a lo diacrónico (tiempo pasado) y aplicar en lo sincrónico (actual). Por lo que no se puede aplicar a los seres humanos lo que se aplica a los animales. Solo en modelos coloniales se ha aplicado esto.

Por lo que la incongruencia y su aplicación es la falta total de coherencia entre varias ideas, acciones o cosas en el turismo de Acapulco y o una conducta o expresión que contradice a otra, o no guarda con ella una relación coherente.