/ miércoles 9 de septiembre de 2020

Todos aspiran, pero pocos tienen un plan para Guerrero

Carlos Reyes Torres puso alta la canasta a los aspirantes a gobernar Guerrero comenzando por los de su partido el PRD.

Este domingo en un mensaje a los guerrerenses informó que ya concluyó el tan llevado y traído Plan que durante varios meses anduvo insistiendo que Guerrero necesita, mientras recorría el territorio estatal.

Lo hizo a través de su cuenta de Facebook en una transmisión que hizo desde el salón de un hotel de Acapulco en el que reunió a un centenar de líderes representativos como el actual dirigente estatal del PRD Alberto Catalán Bastida de Izquierda Progresista de Guerrero (IPG), el ex dirigente Ricardo Barrientos Ríos, el diputado Celestino Cesáreo Guzmán de Alternativa Democrática Guerrerense (ADG), Adrián Wences Carrasco de Movimiento Ciudadano y algunos presidentes municipales principalmente de la Costa Grande de Guerrero.

Fue bien arropado al evento en el que dio a conocer la estructura del contenido del Plan y sus ligas generales.

Ya habrá tiempo de conocerlo y desmenuzarlo, tanto el suyo como el de sus adversarios que seguramente se verán obligados a contar con uno propio, a presentarlo y a debatirlo, lo cual generalmente sucede en la etapa final de las campañas pero ahora deberán tenerlo quienes aspiren a obtener una candidatura, al menos, la del PRD.

Sería interesante que su precampaña culmine con un debate sobre planes de gobierno y el compromiso del ganador para enriquecer el suyo con las propuestas de su rival.

La campaña de 2021 para gobernar Guerrero se hará en el contexto de un año económicamente más difícil a consecuencia del gasto de los fondos de estabilización agotados ya por el gobierno federal como lo dio a conocer el secretario de Hacienda Arturo Herrera Gutiérrez lo cual hace imprescindible la planeación, tal como apuntó Reyes Torres casi al finalizar su mensaje.

El próximo año ya no estaremos hablando, por ejemplo, de un imponderable del tamaño de la pandemia por Covid-19 como el que tuvo que afrontar con creatividad y oficio el gobernador Héctor Astudillo Flores, aunque no se estará exento de rebrotes que deben estar previstos en los presupuestos federal y estatal sin que exista exactitud en la prospectiva que se realice, y con la novedad de que ya no habrá los mismos recursos con los que se contó en el presente.

Carlos Reyes Torres puso alta la canasta a los aspirantes a gobernar Guerrero comenzando por los de su partido el PRD.

Este domingo en un mensaje a los guerrerenses informó que ya concluyó el tan llevado y traído Plan que durante varios meses anduvo insistiendo que Guerrero necesita, mientras recorría el territorio estatal.

Lo hizo a través de su cuenta de Facebook en una transmisión que hizo desde el salón de un hotel de Acapulco en el que reunió a un centenar de líderes representativos como el actual dirigente estatal del PRD Alberto Catalán Bastida de Izquierda Progresista de Guerrero (IPG), el ex dirigente Ricardo Barrientos Ríos, el diputado Celestino Cesáreo Guzmán de Alternativa Democrática Guerrerense (ADG), Adrián Wences Carrasco de Movimiento Ciudadano y algunos presidentes municipales principalmente de la Costa Grande de Guerrero.

Fue bien arropado al evento en el que dio a conocer la estructura del contenido del Plan y sus ligas generales.

Ya habrá tiempo de conocerlo y desmenuzarlo, tanto el suyo como el de sus adversarios que seguramente se verán obligados a contar con uno propio, a presentarlo y a debatirlo, lo cual generalmente sucede en la etapa final de las campañas pero ahora deberán tenerlo quienes aspiren a obtener una candidatura, al menos, la del PRD.

Sería interesante que su precampaña culmine con un debate sobre planes de gobierno y el compromiso del ganador para enriquecer el suyo con las propuestas de su rival.

La campaña de 2021 para gobernar Guerrero se hará en el contexto de un año económicamente más difícil a consecuencia del gasto de los fondos de estabilización agotados ya por el gobierno federal como lo dio a conocer el secretario de Hacienda Arturo Herrera Gutiérrez lo cual hace imprescindible la planeación, tal como apuntó Reyes Torres casi al finalizar su mensaje.

El próximo año ya no estaremos hablando, por ejemplo, de un imponderable del tamaño de la pandemia por Covid-19 como el que tuvo que afrontar con creatividad y oficio el gobernador Héctor Astudillo Flores, aunque no se estará exento de rebrotes que deben estar previstos en los presupuestos federal y estatal sin que exista exactitud en la prospectiva que se realice, y con la novedad de que ya no habrá los mismos recursos con los que se contó en el presente.

ÚLTIMASCOLUMNAS