/ domingo 5 de enero de 2020

Surrealismo Político

Este año 2020 el INEGI, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, llevará a cabo el Censo de Población y Vivienda 2020, y se dice que contemplará a la totalidad de adultos mayores, así como a menores de edad, a fin de subsanar sub-registros presentados en el 2010.

Suena bien. Un censo siempre ayuda. No solo a los gobiernos para la implementación de políticas públicas con mejor cobertura de acuerdo a la realidad. Sino a todo(a)s nosotros(a)s para hacer también nuestra prospectiva de vida.

Por ejemplo. Cuando se habla de que a partir de la década de los 70’s el ritmo de crecimiento poblacional está disminuyendo y se fija una meta sostenida hasta el año 2050 donde habrá más adultos mayores que nacimientos, según CONAPO, el inicio de la tercera década del Siglo XXI, nos está haciendo volver al pasado, al menos en los usos y costumbres a favor de la naturaleza.

Podría parecer paradójico encontrar, en una sociedad que vive a plenitud la revolución tecnológica, el deterioro ambiental al que condujo la comodidad de la sociedad moderna. El uso de desechables se acumuló de tal manera que el riesgo de destrucción de nuestro planeta ha cobrado interés, sobre todo el social, ya que el político sigue actuando sin mano firme en el tema.

Las bolsas de plástico, las botellas de plástico para agua, el unicel, entre otros materiales portables de alimentos, de embalaje, etc., han cobrado en menos de 20 años el más grande deterioro de nuestro entorno, al que han contribuido el desecho de aparatos tecnológicos y baterías.

Y parece que al perfilarse las buenas nuevas que están fijando Congresos Locales para legislar sobre la prohibición en el uso de estos materiales, nos toca a lo(a)s ciudadano(a)s comprometernos también y volver al uso que en el pasado hacíamos para la vida cotidiana. Por ejemplo, porta-viandas para alimentos, termos para agua caliente, cantimploras para agua, envases retornables para sodas, bolsas de papel, cucuruchos de periódico.

Quienes vivimos esa etapa no será difícil habituarnos a ella, si le sumamos, además, el desarrollo de nuestra conciencia; Incluso generar una cultura de nuevos hábitos en nuestro(a)s hijo(a)s menores. Quizá la pregunta es: qué tan fácil será para el grueso poblacional que componen lo(a)s jóvenes realizar los cambios, adaptarse a una forma que para ello(a)s es una experiencia sin registro vivencial, o verla como anticuada.

Parecería que la transición demográfica que los expertos señalan como inicio en los años 70’s, que coincidiría con una campaña sobre la familia que señalaba “la familia pequeña vive mejor” (CONAPO 1975), podría ayudar para formular nuevos hábitos, presentarlos como atractivos en tanto el desarrollo de la conciencia ocupa el mejor de los lugares de nuestra vida y se convierte en el mejor de los aliados para el Planeta Azul que habitamos todos. De lo contrario, nuestra casa común dejará de ser atractiva, inoperante para una vida sana, tóxica para una sociedad evolucionada. Y la voz para esa etapa, la tienen los gobiernos. Surrealismo?.SURREALISMO POLÍTICO

Este año 2020 el INEGI, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, llevará a cabo el Censo de Población y Vivienda 2020, y se dice que contemplará a la totalidad de adultos mayores, así como a menores de edad, a fin de subsanar sub-registros presentados en el 2010.

Suena bien. Un censo siempre ayuda. No solo a los gobiernos para la implementación de políticas públicas con mejor cobertura de acuerdo a la realidad. Sino a todo(a)s nosotros(a)s para hacer también nuestra prospectiva de vida.

Por ejemplo. Cuando se habla de que a partir de la década de los 70’s el ritmo de crecimiento poblacional está disminuyendo y se fija una meta sostenida hasta el año 2050 donde habrá más adultos mayores que nacimientos, según CONAPO, el inicio de la tercera década del Siglo XXI, nos está haciendo volver al pasado, al menos en los usos y costumbres a favor de la naturaleza.

Podría parecer paradójico encontrar, en una sociedad que vive a plenitud la revolución tecnológica, el deterioro ambiental al que condujo la comodidad de la sociedad moderna. El uso de desechables se acumuló de tal manera que el riesgo de destrucción de nuestro planeta ha cobrado interés, sobre todo el social, ya que el político sigue actuando sin mano firme en el tema.

Las bolsas de plástico, las botellas de plástico para agua, el unicel, entre otros materiales portables de alimentos, de embalaje, etc., han cobrado en menos de 20 años el más grande deterioro de nuestro entorno, al que han contribuido el desecho de aparatos tecnológicos y baterías.

Y parece que al perfilarse las buenas nuevas que están fijando Congresos Locales para legislar sobre la prohibición en el uso de estos materiales, nos toca a lo(a)s ciudadano(a)s comprometernos también y volver al uso que en el pasado hacíamos para la vida cotidiana. Por ejemplo, porta-viandas para alimentos, termos para agua caliente, cantimploras para agua, envases retornables para sodas, bolsas de papel, cucuruchos de periódico.

Quienes vivimos esa etapa no será difícil habituarnos a ella, si le sumamos, además, el desarrollo de nuestra conciencia; Incluso generar una cultura de nuevos hábitos en nuestro(a)s hijo(a)s menores. Quizá la pregunta es: qué tan fácil será para el grueso poblacional que componen lo(a)s jóvenes realizar los cambios, adaptarse a una forma que para ello(a)s es una experiencia sin registro vivencial, o verla como anticuada.

Parecería que la transición demográfica que los expertos señalan como inicio en los años 70’s, que coincidiría con una campaña sobre la familia que señalaba “la familia pequeña vive mejor” (CONAPO 1975), podría ayudar para formular nuevos hábitos, presentarlos como atractivos en tanto el desarrollo de la conciencia ocupa el mejor de los lugares de nuestra vida y se convierte en el mejor de los aliados para el Planeta Azul que habitamos todos. De lo contrario, nuestra casa común dejará de ser atractiva, inoperante para una vida sana, tóxica para una sociedad evolucionada. Y la voz para esa etapa, la tienen los gobiernos. Surrealismo?.SURREALISMO POLÍTICO

lunes 29 de junio de 2020

El narco: contracultura en boga

domingo 21 de junio de 2020

Cerrar Filas

domingo 14 de junio de 2020

En la mira

lunes 08 de junio de 2020

Cuenta regresiva de gobiernos

domingo 17 de mayo de 2020

Covid frena desarrollo

miércoles 13 de mayo de 2020

Legalizar lo virutal

miércoles 06 de mayo de 2020

Memoria política ante la crisis

lunes 20 de abril de 2020

Surrealismo político

domingo 05 de enero de 2020

Surrealismo Político

miércoles 25 de septiembre de 2019

Surrealismo Político

Cargar Más