/ miércoles 6 de febrero de 2019

Se agrava el impasse en Venezuela

Después de una semana en que Maduro y Guaidó fijaron postura en torno al conflicto interno de desconocimiento constitucional de ambas partes; Rusia y China, alineados con Maduro y Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea con Guaidó.

México y Uruguay propusieron tibiamente abrir una mesa de diálogo y negociación en Montevideo. La cancillería estadounidense descalificó de inmediato la propuesta, señalando Mike Pompeo que, “no son tiempos de negociar, solamente la salida del dictador Maduro”; de manera directa, Guaidó le pidió al presidente López Obrador, “que se ponga del lado de la democracia”.

En la visita del jefe de gobierno español a nuestro país, el presidente López Obrador reiteró el reconocimiento al gobierno de Maduro, mientras España, Alemania y Francia, mantuvieron la posición de mantener el exhorto de convocar a elecciones en ocho días, plazo que se cumplió, previo rechazo de Maduro.

Estados Unidos reaccionó congelando las cuentas de los depósitos de la compañía venezolana de petróleo. Maduro a su vez, hizo un llamado “al pueblo estadounidense” a no tener “un nuevo Vietnam” en América Latina, porque Venezuela defenderá su territorio hasta las últimas consecuencias.

Para cerrar la semana, Guaidó y Maduro salieron a la calle con sus respectivos simpatizantes para descalificarse mutuamente y tratar de legitimar sus “respectivos gobiernos”, sin embargo, el impasse continúa.

Mientras tanto, el conflicto se acerca día a día a una confrontación entre la milicia venezolana y los simpatizantes de Guaidó, lo que provocará un derramamiento de sangre de graves consecuencias, dónde países con intereses externos pondrán las armas y los venezolanos los muertos, porque no se vislumbra una salida diplomática negociada a corto plazo de Nicolás Maduro.

Cómo siempre, usted tiene la mejor opinión.

Después de una semana en que Maduro y Guaidó fijaron postura en torno al conflicto interno de desconocimiento constitucional de ambas partes; Rusia y China, alineados con Maduro y Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea con Guaidó.

México y Uruguay propusieron tibiamente abrir una mesa de diálogo y negociación en Montevideo. La cancillería estadounidense descalificó de inmediato la propuesta, señalando Mike Pompeo que, “no son tiempos de negociar, solamente la salida del dictador Maduro”; de manera directa, Guaidó le pidió al presidente López Obrador, “que se ponga del lado de la democracia”.

En la visita del jefe de gobierno español a nuestro país, el presidente López Obrador reiteró el reconocimiento al gobierno de Maduro, mientras España, Alemania y Francia, mantuvieron la posición de mantener el exhorto de convocar a elecciones en ocho días, plazo que se cumplió, previo rechazo de Maduro.

Estados Unidos reaccionó congelando las cuentas de los depósitos de la compañía venezolana de petróleo. Maduro a su vez, hizo un llamado “al pueblo estadounidense” a no tener “un nuevo Vietnam” en América Latina, porque Venezuela defenderá su territorio hasta las últimas consecuencias.

Para cerrar la semana, Guaidó y Maduro salieron a la calle con sus respectivos simpatizantes para descalificarse mutuamente y tratar de legitimar sus “respectivos gobiernos”, sin embargo, el impasse continúa.

Mientras tanto, el conflicto se acerca día a día a una confrontación entre la milicia venezolana y los simpatizantes de Guaidó, lo que provocará un derramamiento de sangre de graves consecuencias, dónde países con intereses externos pondrán las armas y los venezolanos los muertos, porque no se vislumbra una salida diplomática negociada a corto plazo de Nicolás Maduro.

Cómo siempre, usted tiene la mejor opinión.