/ jueves 1 de abril de 2021

Plataforma de beijing +25

Un gran rezago en materia de Derechos Humanos, una agenda de género pendiente por cumplir y un mundo de desigualdades y de violencia en todo el mundo sigue imponiéndose, después de 26 años de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer y Plataforma de Acción de Beijing realizada en 1995. Es la opinión de la mayoría de las feministas al dar inicio en México, el pasado lunes 29 de marzo, el Foro “Generación Igualdad”, que concluirá el 2 de abril; y en París Francia se desarrollará del 30 de junio al 2 de julio.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el de Francia, Emmanuel Macron, responden a la convocatoria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de realizar el Foro Generación Igualdad, en el que se pretende involucrar a los gobiernos, la academia, sociedad civil, así como a las lideres más connotadas a nivel mundial para analizar, proponer y diseñar una nueva agenda feminista “innovadora y ambiciosa”, de igualdad y empoderamiento de las mujeres; ahora no se habla de acciones solamente, sino de Coaliciones de Acción, que seguramente son parte de esos objetivos que fortalecerán la agenda 2030.

Las presiones de los colectivos feministas y movimiento de mujeres han incidido en estos foros, mucho antes de Beijin 95, digamos que este es el resultado desde la Primera Ola del feminismo; por desgracia, a pesar de que los gobiernos se comprometen a través de los tratados internacionales, con estos principios de igualdad y de respeto a los derechos humanos, los cambios se dan a cuentagotas; y por ello, son rebasados por nuevos atropellos y desigualdades.No obstante, ningún país ha logrado la igualdad de género

Los temas que se proponen en esta nueva agenda son: Justicia y derechos económicos; Autonomía sobre el cuerpo; Derechos y salud sexual reproductiva; Acción feminista para la justicia climática; Tecnología e innovación para la igualdad de género; y Movimientos y liderazgos feministas. Algunos de estos temas ya se han instalado en las mesas de discusión de las cumbres, reuniones mundiales y convenciones; como la Cumbre del Milenio en el año 2000 celebrada en la ciudad de Nueva York, donde 189 países se comprometieron a dar cumplimiento a ocho objetivos: similares o relacionados con los que hoy se están analizando.

Esos objetivos proponían: 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre, 2. Lograr la enseñanza primaria Universal. 3. Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. 4. Reducir la mortalidad infantil. 5. Mejorar la salud materna. 6. Combatir el VIH Sida (Este objetivo al parecer ya se está logrando) el paludismo y otras enfermedades. Aquí tenemos un nuevo problema que es la epidemia de la Covid 19. 7. Garantizar la sostenibilidad del Medio Ambiente. Y 8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos no cumplen cuando se trata de rendir un informe a la ONU; este es el motivo de que los colectivos de mujeres entregan a la ONU el informe “sombra” debido a que los gobiernos omiten datos sobre violencia de género.

Así también, en la agenda mundial se encuentran otros compromisos u objetivos signados en 2015, por gran parte de los países, conocidos como Objetivos de Desarrollo Sostenibles o sustentables, ODS, que la ONU aprobó mediante la agenda 2030, a través de la cual se busca el bienestar de la población mundial y del planeta, que también se conoce como Pacto Global. Aquí son 17 objetivos que no tendría caso enumerarlos.

En fin, todos los días, a pesar de los retrocesos, se está construyendo un nuevo orden mundial sustentado por ideas revolucionarias, progresistas y humanistas que vienen empujando para arribar a una nueva generación. ¿Por eso el título? ¿Una nueva generación para la igualdad entre mujeres y hombres?

Un gran rezago en materia de Derechos Humanos, una agenda de género pendiente por cumplir y un mundo de desigualdades y de violencia en todo el mundo sigue imponiéndose, después de 26 años de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer y Plataforma de Acción de Beijing realizada en 1995. Es la opinión de la mayoría de las feministas al dar inicio en México, el pasado lunes 29 de marzo, el Foro “Generación Igualdad”, que concluirá el 2 de abril; y en París Francia se desarrollará del 30 de junio al 2 de julio.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el de Francia, Emmanuel Macron, responden a la convocatoria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de realizar el Foro Generación Igualdad, en el que se pretende involucrar a los gobiernos, la academia, sociedad civil, así como a las lideres más connotadas a nivel mundial para analizar, proponer y diseñar una nueva agenda feminista “innovadora y ambiciosa”, de igualdad y empoderamiento de las mujeres; ahora no se habla de acciones solamente, sino de Coaliciones de Acción, que seguramente son parte de esos objetivos que fortalecerán la agenda 2030.

Las presiones de los colectivos feministas y movimiento de mujeres han incidido en estos foros, mucho antes de Beijin 95, digamos que este es el resultado desde la Primera Ola del feminismo; por desgracia, a pesar de que los gobiernos se comprometen a través de los tratados internacionales, con estos principios de igualdad y de respeto a los derechos humanos, los cambios se dan a cuentagotas; y por ello, son rebasados por nuevos atropellos y desigualdades.No obstante, ningún país ha logrado la igualdad de género

Los temas que se proponen en esta nueva agenda son: Justicia y derechos económicos; Autonomía sobre el cuerpo; Derechos y salud sexual reproductiva; Acción feminista para la justicia climática; Tecnología e innovación para la igualdad de género; y Movimientos y liderazgos feministas. Algunos de estos temas ya se han instalado en las mesas de discusión de las cumbres, reuniones mundiales y convenciones; como la Cumbre del Milenio en el año 2000 celebrada en la ciudad de Nueva York, donde 189 países se comprometieron a dar cumplimiento a ocho objetivos: similares o relacionados con los que hoy se están analizando.

Esos objetivos proponían: 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre, 2. Lograr la enseñanza primaria Universal. 3. Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. 4. Reducir la mortalidad infantil. 5. Mejorar la salud materna. 6. Combatir el VIH Sida (Este objetivo al parecer ya se está logrando) el paludismo y otras enfermedades. Aquí tenemos un nuevo problema que es la epidemia de la Covid 19. 7. Garantizar la sostenibilidad del Medio Ambiente. Y 8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos no cumplen cuando se trata de rendir un informe a la ONU; este es el motivo de que los colectivos de mujeres entregan a la ONU el informe “sombra” debido a que los gobiernos omiten datos sobre violencia de género.

Así también, en la agenda mundial se encuentran otros compromisos u objetivos signados en 2015, por gran parte de los países, conocidos como Objetivos de Desarrollo Sostenibles o sustentables, ODS, que la ONU aprobó mediante la agenda 2030, a través de la cual se busca el bienestar de la población mundial y del planeta, que también se conoce como Pacto Global. Aquí son 17 objetivos que no tendría caso enumerarlos.

En fin, todos los días, a pesar de los retrocesos, se está construyendo un nuevo orden mundial sustentado por ideas revolucionarias, progresistas y humanistas que vienen empujando para arribar a una nueva generación. ¿Por eso el título? ¿Una nueva generación para la igualdad entre mujeres y hombres?

ÚLTIMASCOLUMNAS