/ lunes 13 de septiembre de 2021

Periodismo ambiental (I Parte)

Comunicar adecuadamente para educar, debe ser la máxima para cualquier ciudadano. Definitivo. Un ejemplo del cual voy a partir es, el de remitirnos a Jacques-Yves Cousteau (París, 1910-1997) quien fuera un oficial naval francés, explorador, investigador y biólogo marino. Realizó innumerables estudios del mar y formas de vida conocidas en el agua, fotógrafo subacuático y el primero en filmar la vida submarina. Hizo numerosas campañas oceanográficas con su barco Calypso, fue director del Museo Oceanográfico de Mónaco. También autor de libros de divulgación del mundo submarino y realizador de películas, cortometrajes y series para televisión. Tanto El mundo del silencio (1956) como El mundo sin sol (1966), ganaron el Oscar al mejor documental del año.

Dentro de sus grandes hazañas, lanzó su carta de Derechos de las Generaciones Futuras. Su meta era incrementar la concientización sobre el deterioro del medio ambiente a escala global y la necesidad de proteger y preservar nuestro planeta para las generaciones por venir. Cousteau promovió exitosamente en 1990 una petición a nivel mundial para salvar a la Antártida de la explotación mineral y petrolera. Su documental “Liliput en Antártida” narra el viaje de Cousteau y seis niños, cada uno representando a los continentes de la Tierra, en su simbólica posesión del helado continente en nombre de las generaciones futuras.

Este personaje dista mucho de lo que hay en el presente, digno de recordar en cada aula de estudio. Así lo hicimos hace un poco más de un año es escuelas públicas y en un seminario de periodismo ambiental en la cabaña del Parque Papagayo de la asociación ambientalista Guerreros Verdes, A.C. La finalidad es instruir y preparar a las niñas y niños de nuestra entidad, para que, con las expectativas suficientes, emerja un Cousteau.

Y bien, contribuir en general con el desarrollo del periodismo ambiental es educar a las personas sobre temáticas del medio ambiente y del desarrollo sostenible. Hacer comprender la realidad al público, produciendo y sistematizando la información y el conocimiento; luchar contra las visiones fragmentarias de la realidad. El término de PERIODISMO AMBIENTAL suele confrontarse con otros incluso más habituales y biensonantes, aunque menos rigurosos como PERIODISMO VERDE o PERIODISMO ECOLÓGICO. Lo ecológico suele relacionarse más con una postura de militancia, propensa al conflicto y a la lucha por unos ideales, y también son muchos los profesionales de medios generalistas los que lo relacionan con quienes se mueven en el ámbito de las publicaciones especializadas. A finales de 1994, la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) fijó definitivamente el término PERIODISMO AMBIENTAL y así los profesionales de la especialidad, se desvincularon de las confusiones que podía acarrear el nombre ECOLÓGICO por su carga ideológica y se reafirmaban en lo ambiental como un ejercicio profesional.

Dentro de los géneros periodísticos, es fundamental entender que hay especialización para desarrollar una noticia o reportaje. Una editorial, una crítica, un artículo de opinión, o una crónica o entrevista. Es así que el periodismo ambiental puede tomar forma de manera gráfica, audiovisual, escrita, radiofónica, multimedia y cibernética.

Para entender, el periodismo ambiental, si la idea fuera ensayar un concepto más simple, es aquella especialidad que se ocupa de la actualidad relacionada con el ambiente y que tiene que ver, en particular, con la información asociada a la degradación del entorno. Asimismo, el tema del desarrollo sostenible, como la diversidad, equidad e inclusión. La huella de carbono y el impacto ambiental de los productos. Así como la huella ambiental de las operaciones de la empresa y su impacto. El clima y energías renovables.

Para los que hacen políticas públicas con capacidad de poder gubernamental, inclusive a los empresarios o tomadores de decisiones en corporativos, es vital ofrecerles un entrenamiento periodístico de medio tiempo, algunos quieren una formación personalizada para toda su junta o equipo de trabajo. Para realizar evaluaciones de materialidad, y reconozcan su comprensión limitada en el campo ambiental, ecológico, sostenible, de la biodiversidad, y sean genuinamente abiertos a aprender más.

En Guerrero, hay un énfasis de información volátil por el adverso hecho natural que le han fincado al Parque Nacional El Veladero. Y sí es positivo y benevolente tomar todas las propuestas de cada nicho, hacer alianzas es la bandera blanca para conquistar con avances. No dejar otras áreas, como la recuperación de cobertura de manglar en las lagunas costeras y estuarios del estado de Guerrero. La elaboración del programa de ordenamiento ecológico territorial para la zona metropolitana-futura- de Coyuca de Benítez, Acapulco de Juárez y San Marcos. El programa de recuperación de vegetación de las zonas de recarga de agua de las ciudades importantes del estado. El saneamiento de la bahía de Acapulco, desazolve de presas Gavión. También Prever, Proteger, Procurar y Preservar la Zona Arqueológica de Palma Sola, el Parque Ignacio Manuel Altamirano “Parque Papagayo”, la isla de la Roqueta, las playas Caleta y Caletilla, y otro pequeño pulmón como el Centro Cultural Acapulco o casa de la Cultura Acapulco. Luego le seguimos.

www.about.me/Falcotitlanmx

Comunicar adecuadamente para educar, debe ser la máxima para cualquier ciudadano. Definitivo. Un ejemplo del cual voy a partir es, el de remitirnos a Jacques-Yves Cousteau (París, 1910-1997) quien fuera un oficial naval francés, explorador, investigador y biólogo marino. Realizó innumerables estudios del mar y formas de vida conocidas en el agua, fotógrafo subacuático y el primero en filmar la vida submarina. Hizo numerosas campañas oceanográficas con su barco Calypso, fue director del Museo Oceanográfico de Mónaco. También autor de libros de divulgación del mundo submarino y realizador de películas, cortometrajes y series para televisión. Tanto El mundo del silencio (1956) como El mundo sin sol (1966), ganaron el Oscar al mejor documental del año.

Dentro de sus grandes hazañas, lanzó su carta de Derechos de las Generaciones Futuras. Su meta era incrementar la concientización sobre el deterioro del medio ambiente a escala global y la necesidad de proteger y preservar nuestro planeta para las generaciones por venir. Cousteau promovió exitosamente en 1990 una petición a nivel mundial para salvar a la Antártida de la explotación mineral y petrolera. Su documental “Liliput en Antártida” narra el viaje de Cousteau y seis niños, cada uno representando a los continentes de la Tierra, en su simbólica posesión del helado continente en nombre de las generaciones futuras.

Este personaje dista mucho de lo que hay en el presente, digno de recordar en cada aula de estudio. Así lo hicimos hace un poco más de un año es escuelas públicas y en un seminario de periodismo ambiental en la cabaña del Parque Papagayo de la asociación ambientalista Guerreros Verdes, A.C. La finalidad es instruir y preparar a las niñas y niños de nuestra entidad, para que, con las expectativas suficientes, emerja un Cousteau.

Y bien, contribuir en general con el desarrollo del periodismo ambiental es educar a las personas sobre temáticas del medio ambiente y del desarrollo sostenible. Hacer comprender la realidad al público, produciendo y sistematizando la información y el conocimiento; luchar contra las visiones fragmentarias de la realidad. El término de PERIODISMO AMBIENTAL suele confrontarse con otros incluso más habituales y biensonantes, aunque menos rigurosos como PERIODISMO VERDE o PERIODISMO ECOLÓGICO. Lo ecológico suele relacionarse más con una postura de militancia, propensa al conflicto y a la lucha por unos ideales, y también son muchos los profesionales de medios generalistas los que lo relacionan con quienes se mueven en el ámbito de las publicaciones especializadas. A finales de 1994, la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) fijó definitivamente el término PERIODISMO AMBIENTAL y así los profesionales de la especialidad, se desvincularon de las confusiones que podía acarrear el nombre ECOLÓGICO por su carga ideológica y se reafirmaban en lo ambiental como un ejercicio profesional.

Dentro de los géneros periodísticos, es fundamental entender que hay especialización para desarrollar una noticia o reportaje. Una editorial, una crítica, un artículo de opinión, o una crónica o entrevista. Es así que el periodismo ambiental puede tomar forma de manera gráfica, audiovisual, escrita, radiofónica, multimedia y cibernética.

Para entender, el periodismo ambiental, si la idea fuera ensayar un concepto más simple, es aquella especialidad que se ocupa de la actualidad relacionada con el ambiente y que tiene que ver, en particular, con la información asociada a la degradación del entorno. Asimismo, el tema del desarrollo sostenible, como la diversidad, equidad e inclusión. La huella de carbono y el impacto ambiental de los productos. Así como la huella ambiental de las operaciones de la empresa y su impacto. El clima y energías renovables.

Para los que hacen políticas públicas con capacidad de poder gubernamental, inclusive a los empresarios o tomadores de decisiones en corporativos, es vital ofrecerles un entrenamiento periodístico de medio tiempo, algunos quieren una formación personalizada para toda su junta o equipo de trabajo. Para realizar evaluaciones de materialidad, y reconozcan su comprensión limitada en el campo ambiental, ecológico, sostenible, de la biodiversidad, y sean genuinamente abiertos a aprender más.

En Guerrero, hay un énfasis de información volátil por el adverso hecho natural que le han fincado al Parque Nacional El Veladero. Y sí es positivo y benevolente tomar todas las propuestas de cada nicho, hacer alianzas es la bandera blanca para conquistar con avances. No dejar otras áreas, como la recuperación de cobertura de manglar en las lagunas costeras y estuarios del estado de Guerrero. La elaboración del programa de ordenamiento ecológico territorial para la zona metropolitana-futura- de Coyuca de Benítez, Acapulco de Juárez y San Marcos. El programa de recuperación de vegetación de las zonas de recarga de agua de las ciudades importantes del estado. El saneamiento de la bahía de Acapulco, desazolve de presas Gavión. También Prever, Proteger, Procurar y Preservar la Zona Arqueológica de Palma Sola, el Parque Ignacio Manuel Altamirano “Parque Papagayo”, la isla de la Roqueta, las playas Caleta y Caletilla, y otro pequeño pulmón como el Centro Cultural Acapulco o casa de la Cultura Acapulco. Luego le seguimos.

www.about.me/Falcotitlanmx

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 19 de septiembre de 2021

El fraking acecha

Hugo Falcón Páez

lunes 13 de septiembre de 2021

Periodismo ambiental (I Parte)

Informar con profesionalismo y esa ética que hace un cambio total

Hugo Falcón Páez

martes 06 de julio de 2021

Gobernanza ambiental en Guerrero

Educar es transformar y hacer el bien común es generacional

Hugo Falcón Páez

martes 17 de noviembre de 2020

Otro proceso, mismos actores

Condenados a repetir la historia, conociéndola.

Hugo Falcón Páez

jueves 29 de octubre de 2020

Política mexicana

Apuestan a los caballos y no al jockey

Hugo Falcón Páez

jueves 18 de junio de 2020

Invasión

Hugo Falcón Páez

Cargar Más