/ martes 15 de enero de 2019

Opinión Ciudadana

Amables lectores, cada año que pasa deja una huella, una estela y múltiples recuerdos, por fortuna, algunos muy bueno, otros muy nefastos, pero así es la vida, de altas y bajas, de pérdidas y ganancias, no todo es bueno, pero tampoco todo es malo, debemos ponerlos en la balanza, así podríamos opinar correctamente.

Una de las cosas buenas que nos pasó, es la salida de la Presidencia Municipal de Jesús Evodio Velázquez Aguirre, su administración estuvo plagada de corrupción, saqueo y ineficiencias que dejaron en grave atraso la administración municipal.

Lo malo, es que no se le lleve ante la justicia para que rinda cuentas y no se siga paseando impunemente con un amparo en la bolsa, algo muy bueno es saber que tenemos un partido en el poder y del cual esperamos lo mejor.

Sin duda, Adela Román Ocampo será mejor que su antecesor, y de plano les dijo, otro trienio igual o peor ya no lo aguanta la población. La zona rural requiere del apoyo gubernamental, no sólo municipal, sino estatal y federal. Son cientos de colonias que surten de empleados a las empresas del puerto, personas humildes pero trabajadoras, diariamente salen a buscar la leña para cocinar, porque es imposible pagar un tanque de gas, y menos tienen una costosa estufa, no pueden pagar sus recibos de agua potable, menos de la energía eléctrica, eso es malo, porque también las empresas requieren recursos para seguir prestando esos servicios.

Algo muy bueno es que el gobernador Héctor Astudillo iluminó la Calzada Pie de la Cuesta, y seguirá hasta la Barra de Coyuca, inclusive ampliará la carretera que por décadas ha estado abandonada y esa zona es muy bonita, de vocación turística y también sus habitantes merecen mejores condiciones de vida.

Por otra parte, se amplió una parte de la Av. Escénica, a cuatro carriles, eso ayuda, aunque ocasionó múltiples molestias, algo muy malo y peligroso es permitir que los camiones transportadores de combustible sigan circulando por la Av. Escénica, algo se ha hecho, pero el peligro seguirá, no hay a corto plazo una solución, pues desde la zona de tanques de PEMEX se surte a varias ciudades del estado, inclusive de otros estados de la República.

Desde hace varios años se solicitó que esas instalaciones fueran reubicadas, tal vez al municipio de Coyuca de Benítez, no sabemos qué se determinará con el nuevo Gobierno Federal, pues se requiere de muchos miles de millones de pesos para tal obra, urgente y necesaria.

Lo malo es saber que tenemos 50 cuadras invadidas por comerciantes, obstruyendo la circulación peatonal y nada se avanzó en este año del 2018… Lo bueno, es que ya empezaron a reubicarlos.

Lo bueno, es que se construyen los pasos elevados frente a Mundo Imperial, para agilizar la circulación hacia el Aeropuerto y los balnearios de Playa Bonfil hasta Barra Vieja, obras costosas pero necesarias.

Lo bueno, es que se está construyendo un puente nuevo y más amplio sobre el canal meandrico o “colacho” en el área de Llano Largo, para agilizar el tráfico vehicular y ampliar la calle desde la Unidad Luis Donaldo Colosio hasta Llano Largo (el poblado), eso agilizará notablemente y quitará el suplicio de los miles de vecinos de las múltiples unidades habitacionales, pero sobre todo, deben limpiar totalmente esas áreas olvidadas por las autoridades municipales y estatales, que tanto señalamos en esta columna.

Lo malo, es que no se ha pensado en solucionar el problema de la falta de estacionamientos para los autobuses que cada fin de semana traen cientos y miles de turistas “sociales” y sufren por esa deficiencia. Ojalá y les comprara a los propietarios del predio donde se pone el circo que, seguramente, ya no regresará después de haber sido atacado a balazos por personas desconocidas.

Lo malo, es que Acapulco sigue padeciendo la falta de agua potable y las múltiples y constantes fugas que ocasionan grandes derramas económicas. Lo malo, es que se siguen vertiendo aguas negras en las playas de la bahía de Acapulco.

Lo muy malo, es la anarquía del transporte público. Lo muy malo, es permitiendo que “trabajen los Volkswagen” que ya están prohibidos a nivel nacional, son verdadera “chatarras” y son un grave peligro para los usuarios.

Lo malo, es permitir que los Tsurus sigan circulando cuando no tienen frenos “ABS”, tampoco bolsas de aire, y cada vez que hay un choque, está involucrado uno de estos autos, que no respetan el límite de velocidad.

Lo malo, es que la mayoría de las plantas tratadoras de aguas residuales trabajan a medias, se requieren varios millones, pero urge se solucione alto tan necesario.

Algo también malo, es que ya el relleno sanitario está saturado y no se tiene listo otro para sustituirlo.

Finalmente, le agradezco a El Sol de Acapulco permitirme opinar y hacer mis críticas muy responsablemente, diciendo la verdad para orientar a la autoridad que lo entienda de buena fe, les deseo a todos lo mejor en el 2019, a las autoridades, sobre todo, a los servidores públicos para que tengan salud y paz interna, aunque no crean que se me olvidó lo de la violencia, pero ese será tema para otra “Opinión Ciudadana”. Gloria a Dios.

Amables lectores, cada año que pasa deja una huella, una estela y múltiples recuerdos, por fortuna, algunos muy bueno, otros muy nefastos, pero así es la vida, de altas y bajas, de pérdidas y ganancias, no todo es bueno, pero tampoco todo es malo, debemos ponerlos en la balanza, así podríamos opinar correctamente.

Una de las cosas buenas que nos pasó, es la salida de la Presidencia Municipal de Jesús Evodio Velázquez Aguirre, su administración estuvo plagada de corrupción, saqueo y ineficiencias que dejaron en grave atraso la administración municipal.

Lo malo, es que no se le lleve ante la justicia para que rinda cuentas y no se siga paseando impunemente con un amparo en la bolsa, algo muy bueno es saber que tenemos un partido en el poder y del cual esperamos lo mejor.

Sin duda, Adela Román Ocampo será mejor que su antecesor, y de plano les dijo, otro trienio igual o peor ya no lo aguanta la población. La zona rural requiere del apoyo gubernamental, no sólo municipal, sino estatal y federal. Son cientos de colonias que surten de empleados a las empresas del puerto, personas humildes pero trabajadoras, diariamente salen a buscar la leña para cocinar, porque es imposible pagar un tanque de gas, y menos tienen una costosa estufa, no pueden pagar sus recibos de agua potable, menos de la energía eléctrica, eso es malo, porque también las empresas requieren recursos para seguir prestando esos servicios.

Algo muy bueno es que el gobernador Héctor Astudillo iluminó la Calzada Pie de la Cuesta, y seguirá hasta la Barra de Coyuca, inclusive ampliará la carretera que por décadas ha estado abandonada y esa zona es muy bonita, de vocación turística y también sus habitantes merecen mejores condiciones de vida.

Por otra parte, se amplió una parte de la Av. Escénica, a cuatro carriles, eso ayuda, aunque ocasionó múltiples molestias, algo muy malo y peligroso es permitir que los camiones transportadores de combustible sigan circulando por la Av. Escénica, algo se ha hecho, pero el peligro seguirá, no hay a corto plazo una solución, pues desde la zona de tanques de PEMEX se surte a varias ciudades del estado, inclusive de otros estados de la República.

Desde hace varios años se solicitó que esas instalaciones fueran reubicadas, tal vez al municipio de Coyuca de Benítez, no sabemos qué se determinará con el nuevo Gobierno Federal, pues se requiere de muchos miles de millones de pesos para tal obra, urgente y necesaria.

Lo malo es saber que tenemos 50 cuadras invadidas por comerciantes, obstruyendo la circulación peatonal y nada se avanzó en este año del 2018… Lo bueno, es que ya empezaron a reubicarlos.

Lo bueno, es que se construyen los pasos elevados frente a Mundo Imperial, para agilizar la circulación hacia el Aeropuerto y los balnearios de Playa Bonfil hasta Barra Vieja, obras costosas pero necesarias.

Lo bueno, es que se está construyendo un puente nuevo y más amplio sobre el canal meandrico o “colacho” en el área de Llano Largo, para agilizar el tráfico vehicular y ampliar la calle desde la Unidad Luis Donaldo Colosio hasta Llano Largo (el poblado), eso agilizará notablemente y quitará el suplicio de los miles de vecinos de las múltiples unidades habitacionales, pero sobre todo, deben limpiar totalmente esas áreas olvidadas por las autoridades municipales y estatales, que tanto señalamos en esta columna.

Lo malo, es que no se ha pensado en solucionar el problema de la falta de estacionamientos para los autobuses que cada fin de semana traen cientos y miles de turistas “sociales” y sufren por esa deficiencia. Ojalá y les comprara a los propietarios del predio donde se pone el circo que, seguramente, ya no regresará después de haber sido atacado a balazos por personas desconocidas.

Lo malo, es que Acapulco sigue padeciendo la falta de agua potable y las múltiples y constantes fugas que ocasionan grandes derramas económicas. Lo malo, es que se siguen vertiendo aguas negras en las playas de la bahía de Acapulco.

Lo muy malo, es la anarquía del transporte público. Lo muy malo, es permitiendo que “trabajen los Volkswagen” que ya están prohibidos a nivel nacional, son verdadera “chatarras” y son un grave peligro para los usuarios.

Lo malo, es permitir que los Tsurus sigan circulando cuando no tienen frenos “ABS”, tampoco bolsas de aire, y cada vez que hay un choque, está involucrado uno de estos autos, que no respetan el límite de velocidad.

Lo malo, es que la mayoría de las plantas tratadoras de aguas residuales trabajan a medias, se requieren varios millones, pero urge se solucione alto tan necesario.

Algo también malo, es que ya el relleno sanitario está saturado y no se tiene listo otro para sustituirlo.

Finalmente, le agradezco a El Sol de Acapulco permitirme opinar y hacer mis críticas muy responsablemente, diciendo la verdad para orientar a la autoridad que lo entienda de buena fe, les deseo a todos lo mejor en el 2019, a las autoridades, sobre todo, a los servidores públicos para que tengan salud y paz interna, aunque no crean que se me olvidó lo de la violencia, pero ese será tema para otra “Opinión Ciudadana”. Gloria a Dios.

martes 12 de marzo de 2019

Opinión Ciudadana

miércoles 06 de marzo de 2019

Opinión Ciudadana

miércoles 20 de febrero de 2019

Opinión Ciudadana

martes 12 de febrero de 2019

Opinión Ciudadana

jueves 07 de febrero de 2019

Opinión Ciudadana

jueves 31 de enero de 2019

Opinión Ciudadana

martes 15 de enero de 2019

Opinión Ciudadana

martes 18 de diciembre de 2018

Opinión Ciudadana

martes 27 de noviembre de 2018

Opinión Ciudadana

martes 13 de noviembre de 2018

Opinión Ciudadana

Cargar Más