/ martes 13 de noviembre de 2018

Opinión Ciudadana

Amables lectores, sabemos que en México hay exceso de partidos políticos y que a cada uno de ellos se le otorgan millones y millones para realizar todas sus actividades, independientemente de que cuando hay elecciones se les entregan otros miles de millones para las campañas políticas de sus candidatos, la ciudadanía no conoce si realmente rinden o no cuentas por el dinero recibido.

A raíz del triunfo del Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocido como Morena, la mayoría de los partidos políticos están a punto de desaparecer, por ejemplo, el poderoso PRI dejó de ser eso y los triunfos que obtuvo no representan nada significativo. Debe cambiar de nombre y de siglas si realmente quiere seguir participando en política, no sería la primera vez que cambia de nombre, pues ya lo ha hecho en dos ocasiones anteriores.

El Partido de las “tribus”, mal llamado de la Revolución Democrática, está peor que el PRI y por lo mismo ya están tratando de cambiarle el nombre, pero los que lo han manipulado siempre quieren hacer las cosas a su modo para seguir igual, no han pensado que ya no tienen simpatizantes porque se olvidaron de su ideología, sus principios de doctrina, si es que alguna vez la tuvieron, el único que tenía una buena organización era el PRI, porque a sus líderes seccionales nada más les tronaban los dedos y se ponían a la orden del jefe aunque anduvieran en otras organizaciones políticas.

De los otros no vale la pena ni hablar, pero que muy inteligentemente se aliaban a los más fuertes para seguir sosteniéndose, lograban parte del pastel, como el Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano, que antes se denominaba Convergencia, vendía las membresías y bueno ya el pueblo les dio su merecido.

La mayoría formó los famosos “frentes”, quién sabe de cuál se fumaron para hacerlo, pero no les funcionó, sin embargo, AMLO dejó al PRD y buscó la forma de fundar otro partido y presentó un proyecto de Nación, unas promesas que ya está cumpliendo, como esa de quitarles las pensiones a los expresidentes de la República, y vaya que les ha dolido, no se vale que nunca se llenaron de haberse enriquecido durante sus seis años y todavía el pueblo debería seguir sosteniendo y pagando sus gastos, más un número elevado de colaboradores que vivían cómodamente, tampoco es válido.

López Obrador es un político conocedor de la problemática nacional y, conociendo las triquiñuelas de la mayoría de los que controlan el poder y el dinero, les nombro “La Mafia del Poder”, ofreció combatir la corrupción y mejorar las condiciones de vida de las familias más pobres, apoyar a los jóvenes, duplicar el monto de las pensiones a las personas de la tercera edad, algo que le valió mucho prestigio cuando fue jefe de Gobierno en el D.F., hoy los mexicanos debemos exigir que ya no haya tantos partidos políticos y que se les quite el financiamiento porque ya dejaron de ser entidades de interés público, si queremos como mexicanos mejorar es necesario participar de manera más efectiva para evitar que la corrupción siga lacerando los intereses de los mexicanos, debemos apoyar a las autoridades pero exigirles que mejoren los servicios públicos básicos y no que nos otorguen cuando quieran y en la forma que quieran.

Finalmente, el PAN está agónico y su nuevo dirigente, recién electo, motivó que el expresidente del partido y de la República, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, renunciara al partido y pretende fundar uno nuevo, yo me pregunto ¿para qué? Acaso quiere otra vez ser presidente o que sea su esposa, Margarita Zavala… No señores, ya tuvieron su oportunidad y la desaprovecharon.

Muchas gracias.


Amables lectores, sabemos que en México hay exceso de partidos políticos y que a cada uno de ellos se le otorgan millones y millones para realizar todas sus actividades, independientemente de que cuando hay elecciones se les entregan otros miles de millones para las campañas políticas de sus candidatos, la ciudadanía no conoce si realmente rinden o no cuentas por el dinero recibido.

A raíz del triunfo del Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocido como Morena, la mayoría de los partidos políticos están a punto de desaparecer, por ejemplo, el poderoso PRI dejó de ser eso y los triunfos que obtuvo no representan nada significativo. Debe cambiar de nombre y de siglas si realmente quiere seguir participando en política, no sería la primera vez que cambia de nombre, pues ya lo ha hecho en dos ocasiones anteriores.

El Partido de las “tribus”, mal llamado de la Revolución Democrática, está peor que el PRI y por lo mismo ya están tratando de cambiarle el nombre, pero los que lo han manipulado siempre quieren hacer las cosas a su modo para seguir igual, no han pensado que ya no tienen simpatizantes porque se olvidaron de su ideología, sus principios de doctrina, si es que alguna vez la tuvieron, el único que tenía una buena organización era el PRI, porque a sus líderes seccionales nada más les tronaban los dedos y se ponían a la orden del jefe aunque anduvieran en otras organizaciones políticas.

De los otros no vale la pena ni hablar, pero que muy inteligentemente se aliaban a los más fuertes para seguir sosteniéndose, lograban parte del pastel, como el Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano, que antes se denominaba Convergencia, vendía las membresías y bueno ya el pueblo les dio su merecido.

La mayoría formó los famosos “frentes”, quién sabe de cuál se fumaron para hacerlo, pero no les funcionó, sin embargo, AMLO dejó al PRD y buscó la forma de fundar otro partido y presentó un proyecto de Nación, unas promesas que ya está cumpliendo, como esa de quitarles las pensiones a los expresidentes de la República, y vaya que les ha dolido, no se vale que nunca se llenaron de haberse enriquecido durante sus seis años y todavía el pueblo debería seguir sosteniendo y pagando sus gastos, más un número elevado de colaboradores que vivían cómodamente, tampoco es válido.

López Obrador es un político conocedor de la problemática nacional y, conociendo las triquiñuelas de la mayoría de los que controlan el poder y el dinero, les nombro “La Mafia del Poder”, ofreció combatir la corrupción y mejorar las condiciones de vida de las familias más pobres, apoyar a los jóvenes, duplicar el monto de las pensiones a las personas de la tercera edad, algo que le valió mucho prestigio cuando fue jefe de Gobierno en el D.F., hoy los mexicanos debemos exigir que ya no haya tantos partidos políticos y que se les quite el financiamiento porque ya dejaron de ser entidades de interés público, si queremos como mexicanos mejorar es necesario participar de manera más efectiva para evitar que la corrupción siga lacerando los intereses de los mexicanos, debemos apoyar a las autoridades pero exigirles que mejoren los servicios públicos básicos y no que nos otorguen cuando quieran y en la forma que quieran.

Finalmente, el PAN está agónico y su nuevo dirigente, recién electo, motivó que el expresidente del partido y de la República, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, renunciara al partido y pretende fundar uno nuevo, yo me pregunto ¿para qué? Acaso quiere otra vez ser presidente o que sea su esposa, Margarita Zavala… No señores, ya tuvieron su oportunidad y la desaprovecharon.

Muchas gracias.


lunes 20 de mayo de 2019

Opinión Ciudadana

viernes 17 de mayo de 2019

Opinión Ciudadana

martes 12 de marzo de 2019

Opinión Ciudadana

miércoles 06 de marzo de 2019

Opinión Ciudadana

miércoles 20 de febrero de 2019

Opinión Ciudadana

martes 12 de febrero de 2019

Opinión Ciudadana

jueves 07 de febrero de 2019

Opinión Ciudadana

jueves 31 de enero de 2019

Opinión Ciudadana

martes 15 de enero de 2019

Opinión Ciudadana

martes 18 de diciembre de 2018

Opinión Ciudadana

Cargar Más