/ miércoles 12 de febrero de 2020

Observatorio Turístico UAGro

En el diccionario, encontramos lo que lo eterno significa. Lo eterno es lo que no podemos medir por el tiempo, es lo que no tiene principio ni fin, eterno lo que prolonga en el tiempo y en el espacio y que parece no tener principio ni fin, y eso es Acapulco.

La eternidad es la existencia sin tiempo o fuera del tiempo. El turismo es eterno, ya que existió desde el principio del ser humano significando que hace siglos que esta actividad existe, o podríamos decir que el turismo está en la génesis del ser humano. El turismo es por lo tanto una actividad que se prolonga siempre en lo que pareciera ser que no tiene ni principio ni fin.

Por lo que el turismo siempre ha sido válido en este destino por donde pasaron los primeros seres de la tierra, los olmecas, los chinos, los yopes, los japoneses, los españoles, los franceses, y tantas más personas de diferentes partes del orbe que utilizaron este sitio de descanso y recreación como igualmente de alimentación.

Acapulco combina eternidad y turismo ya que conjuga el pasado y el presente del ser humano en esta región siempre plasmando la curiosidad y el imaginario del ser humano en el tiempo libre y el ocio.

Acapulco en la eternidad siempre estuvo en el camino de las grandes migraciones y del poder, así como del saber y del ser en sus conquistas y en las conexiones, en los fantasmas, en lo escénico y la cultura.

En siglos pasados Acapulco fue el nodo de un gran imperio y de una red financiera y poder que formaron y comunicaron el imperio español entre Europa, América y Asia. Vivir en el sitio es vivir dentro del imaginario global o internacional, es vivir en un extremo o simplemente vivir dentro de la fantasía que genera el imaginario geográfico y de relatos de aventuras en el trópico.

Nos parece lógico a todos aquellos que nacimos y que hemos decidido vivir en este sitio como el eterno paraíso en nuestras mentes y espacio del ocio, la recreación y el turismo, dentro de un tiempo libre que la sociedad contemporánea ha adquirido o ha reconquistado a través de luchas armadas y luchas sindicales. Ya que el turismo es una conquista y no una dádiva del empresario ni del gobierno y Acapulco es el reflejo de que el paraíso terrenal eternamente buscado desde la salida de Adán y Eva que nos relata en la biblia estuvieron buscando ese paraíso perdido. Ese paraíso que Adán y Eva perdieron o fueron expulsados fue reconstruido por Dios y la naturaleza en Acapulco creando así el Acapulco Eterno del paraíso encontrado.

Acapulco no es solamente la diacronía o el pasado, es y sigue siendo la sincronía en este presente del Acapulco Eterno.

Acapulco Eterno construye escenarios que permite realizar los sueños, los deseos, y los imaginarios de disímbolas sociedades.

Nací en este paraíso, en el Acapulco de mitad del siglo pasado, viajé y viví en otros sitios, pero siempre soñé y siempre estuvo presente en mi imaginario regresar y vivir en Acapulco Eterno.

En el diccionario, encontramos lo que lo eterno significa. Lo eterno es lo que no podemos medir por el tiempo, es lo que no tiene principio ni fin, eterno lo que prolonga en el tiempo y en el espacio y que parece no tener principio ni fin, y eso es Acapulco.

La eternidad es la existencia sin tiempo o fuera del tiempo. El turismo es eterno, ya que existió desde el principio del ser humano significando que hace siglos que esta actividad existe, o podríamos decir que el turismo está en la génesis del ser humano. El turismo es por lo tanto una actividad que se prolonga siempre en lo que pareciera ser que no tiene ni principio ni fin.

Por lo que el turismo siempre ha sido válido en este destino por donde pasaron los primeros seres de la tierra, los olmecas, los chinos, los yopes, los japoneses, los españoles, los franceses, y tantas más personas de diferentes partes del orbe que utilizaron este sitio de descanso y recreación como igualmente de alimentación.

Acapulco combina eternidad y turismo ya que conjuga el pasado y el presente del ser humano en esta región siempre plasmando la curiosidad y el imaginario del ser humano en el tiempo libre y el ocio.

Acapulco en la eternidad siempre estuvo en el camino de las grandes migraciones y del poder, así como del saber y del ser en sus conquistas y en las conexiones, en los fantasmas, en lo escénico y la cultura.

En siglos pasados Acapulco fue el nodo de un gran imperio y de una red financiera y poder que formaron y comunicaron el imperio español entre Europa, América y Asia. Vivir en el sitio es vivir dentro del imaginario global o internacional, es vivir en un extremo o simplemente vivir dentro de la fantasía que genera el imaginario geográfico y de relatos de aventuras en el trópico.

Nos parece lógico a todos aquellos que nacimos y que hemos decidido vivir en este sitio como el eterno paraíso en nuestras mentes y espacio del ocio, la recreación y el turismo, dentro de un tiempo libre que la sociedad contemporánea ha adquirido o ha reconquistado a través de luchas armadas y luchas sindicales. Ya que el turismo es una conquista y no una dádiva del empresario ni del gobierno y Acapulco es el reflejo de que el paraíso terrenal eternamente buscado desde la salida de Adán y Eva que nos relata en la biblia estuvieron buscando ese paraíso perdido. Ese paraíso que Adán y Eva perdieron o fueron expulsados fue reconstruido por Dios y la naturaleza en Acapulco creando así el Acapulco Eterno del paraíso encontrado.

Acapulco no es solamente la diacronía o el pasado, es y sigue siendo la sincronía en este presente del Acapulco Eterno.

Acapulco Eterno construye escenarios que permite realizar los sueños, los deseos, y los imaginarios de disímbolas sociedades.

Nací en este paraíso, en el Acapulco de mitad del siglo pasado, viajé y viví en otros sitios, pero siempre soñé y siempre estuvo presente en mi imaginario regresar y vivir en Acapulco Eterno.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 08 de abril de 2020

Observatorio Turístico, UAGro

Globalización

Roger Joseph Bergeret Muñoz

miércoles 11 de marzo de 2020

Observatorio Turístico UAGro

Crisis, crisis, crisis

Roger Joseph Bergeret Muñoz

miércoles 12 de febrero de 2020

Observatorio Turístico UAGro

Acapulco Eterno

Roger Joseph Bergeret Muñoz

domingo 22 de septiembre de 2019

Observatorio Turístico UAGro

Evolución turística

Roger Joseph Bergeret Muñoz

miércoles 22 de mayo de 2019

Observatorio Turístico UAGro

El vaticano y nueva relación

Roger Joseph Bergeret Muñoz

miércoles 27 de marzo de 2019

Observatorio Turístico UAGro

Arrogancia Turística

Roger Joseph Bergeret Muñoz

lunes 04 de marzo de 2019

Observatorio Turístico UAGro

Turismo ¿Y ahora que?

Roger Joseph Bergeret Muñoz

Cargar Más