/ miércoles 27 de marzo de 2019

Observatorio Turístico UAGro

En el diccionario encontramos la definición que viene del latín arrogantia, arrogancia es la cualidad de arrogante. Este adjetivo (arrogante), por su parte, refiere a alguien altanero o soberbio. Por ejemplo: “El actor se paseó por las calles de la ciudad con su habitual arrogancia, sin responder a los saludos de sus admiradores”, “Debes dejar la arrogancia de lado y admitir que te has equivocado”, “La arrogancia no te llevará a ningún lado: te recomiendo estudiar para seguir mejorando”.

Puede considerarse la arrogancia como un defecto de la personalidad. El individuo arrogante siente un orgullo excesivo sobre su persona y exige un reconocimiento desmedido, creyéndose con derecho a tener privilegios que, en realidad, no tiene ni le corresponden.

Cómo proclamarse el mejor sin caer en la arrogancia. Destacar el éxito individual es legítimo siempre que se pueda demostrar o evidenciar. Las empresas valoran más que nunca las habilidades emocionales, y el egoísmo no está entre sus preferencias.

A veces se confunde confianza y arrogancia, especialmente cuando las personas que así lo juzgan tienen una baja autoestima, pues para ellas, cualquier demostración o expresión de fuerza interna es percibida de manera negativa. Este tipo de personas no pueden soportar que otros tengan presencia, independencia de espíritu y que no vayan por la vida pidiendo permiso.

En Acapulco constantemente somos arrogantes cuando se afirma que acapulco será siempre acapulco, y no hay promoción que pueda destruir al destino sucede mucho cuando se analiza la imagen del destino en el turismo nacional o internacional. O el menospreciar la estrategia o promoción o olas inversiones que realizan otros destinos, o el confundir el colocar mantas como símbolo de producto turístico o de promoción. O confundir una burbuja turística con el éxito del destino. Constantemente estamos cayendo en arrogancia por el destino. Y como siempre “es la única vez o el mejor etc..”.

Napoleón Bonaparte decía sobre los generales “que el General que gana la batalla es quien comete menos errores” y la arrogancia es un error que los principales actores de un destino turístico cometen regularmente sin hacer caso a las críticas.

Los actores confunden mucho las estrategias con las tácticas. Estrategias son con lo cual, se realiza un plan a largo plazo. Mientras que la táctica son todas las acciones necesarias para llevar a cabo la estrategia. En otras palabras, es el método o el camino a desarrollar para alcanzar el propósito general de la empresa. Con lo cual, las tácticas se desenvuelven más a corto plazo.

Igualmente, solo para pensar en el sector gubernamental se requiere dinero antes de tener las ideas que logren construir estrategias y tácticas. Se requiere más humildad en los actores del turismo y más honestidad por igual ya que pasa que antes de tener ideas como resolver ya se está pidiendo presupuesto para realizarlas.

Acapulco esta lleno de errores y de arrogancias de parte d ellos principales de actores debemos de retomar los errores para no seguir cometiendo los mismos errores. Como es el caso del tianguis y de la feria de Madrid entre tanto más.

La arrogancia no es buena y menos en el negocio del turismo y menos cuando este es un sentimiento de superioridad, podemos ver el caso de Cancún , frente a Acapulco , hoy ese destino ha iniciado su debacle, por más recursos que le inyecten como subsidios su caída de ha iniciado y el mayor mal es o proviene de la misma Riviera Maya.

Acapulco saldrá a delante con humildad , creatividad, innovación, estrategias y con tácticas que permitan al Estado y Municipio a crear y trabajar unidos con una gobernanza turísticas.


En el diccionario encontramos la definición que viene del latín arrogantia, arrogancia es la cualidad de arrogante. Este adjetivo (arrogante), por su parte, refiere a alguien altanero o soberbio. Por ejemplo: “El actor se paseó por las calles de la ciudad con su habitual arrogancia, sin responder a los saludos de sus admiradores”, “Debes dejar la arrogancia de lado y admitir que te has equivocado”, “La arrogancia no te llevará a ningún lado: te recomiendo estudiar para seguir mejorando”.

Puede considerarse la arrogancia como un defecto de la personalidad. El individuo arrogante siente un orgullo excesivo sobre su persona y exige un reconocimiento desmedido, creyéndose con derecho a tener privilegios que, en realidad, no tiene ni le corresponden.

Cómo proclamarse el mejor sin caer en la arrogancia. Destacar el éxito individual es legítimo siempre que se pueda demostrar o evidenciar. Las empresas valoran más que nunca las habilidades emocionales, y el egoísmo no está entre sus preferencias.

A veces se confunde confianza y arrogancia, especialmente cuando las personas que así lo juzgan tienen una baja autoestima, pues para ellas, cualquier demostración o expresión de fuerza interna es percibida de manera negativa. Este tipo de personas no pueden soportar que otros tengan presencia, independencia de espíritu y que no vayan por la vida pidiendo permiso.

En Acapulco constantemente somos arrogantes cuando se afirma que acapulco será siempre acapulco, y no hay promoción que pueda destruir al destino sucede mucho cuando se analiza la imagen del destino en el turismo nacional o internacional. O el menospreciar la estrategia o promoción o olas inversiones que realizan otros destinos, o el confundir el colocar mantas como símbolo de producto turístico o de promoción. O confundir una burbuja turística con el éxito del destino. Constantemente estamos cayendo en arrogancia por el destino. Y como siempre “es la única vez o el mejor etc..”.

Napoleón Bonaparte decía sobre los generales “que el General que gana la batalla es quien comete menos errores” y la arrogancia es un error que los principales actores de un destino turístico cometen regularmente sin hacer caso a las críticas.

Los actores confunden mucho las estrategias con las tácticas. Estrategias son con lo cual, se realiza un plan a largo plazo. Mientras que la táctica son todas las acciones necesarias para llevar a cabo la estrategia. En otras palabras, es el método o el camino a desarrollar para alcanzar el propósito general de la empresa. Con lo cual, las tácticas se desenvuelven más a corto plazo.

Igualmente, solo para pensar en el sector gubernamental se requiere dinero antes de tener las ideas que logren construir estrategias y tácticas. Se requiere más humildad en los actores del turismo y más honestidad por igual ya que pasa que antes de tener ideas como resolver ya se está pidiendo presupuesto para realizarlas.

Acapulco esta lleno de errores y de arrogancias de parte d ellos principales de actores debemos de retomar los errores para no seguir cometiendo los mismos errores. Como es el caso del tianguis y de la feria de Madrid entre tanto más.

La arrogancia no es buena y menos en el negocio del turismo y menos cuando este es un sentimiento de superioridad, podemos ver el caso de Cancún , frente a Acapulco , hoy ese destino ha iniciado su debacle, por más recursos que le inyecten como subsidios su caída de ha iniciado y el mayor mal es o proviene de la misma Riviera Maya.

Acapulco saldrá a delante con humildad , creatividad, innovación, estrategias y con tácticas que permitan al Estado y Municipio a crear y trabajar unidos con una gobernanza turísticas.


miércoles 22 de mayo de 2019

Observatorio Turístico UAGro

miércoles 27 de marzo de 2019

Observatorio Turístico UAGro

lunes 04 de marzo de 2019

Observatorio Turístico UAGro

miércoles 20 de febrero de 2019

Observatorio Turístico UAGro

jueves 07 de febrero de 2019

Observatorio Turístico UAGro

jueves 31 de enero de 2019

Observatorio Turístico UAGro

miércoles 16 de enero de 2019

Observatorio Turístico UAGro

miércoles 14 de noviembre de 2018

Observatorio Turístico UAGro

jueves 16 de agosto de 2018

Observatorio Turístico UAGro

miércoles 08 de agosto de 2018

Observatorio Turístico UAGro

Cargar Más