/ miércoles 9 de junio de 2021

Lo histórico en estos comicios, muchas las mujeres aspirantes

Desde la antigüedad, no era muy común que las mujeres detentaran el poder, salvo ciertas excepciones y de las reinas que por herencia asumían el trono. La idea de que una mujer no sabía gobernar se impuso siempre; sin embargo, poco a poco hemos visto que cada vez hay más mujeres que han ejercido ese liderazgo.

Que difícil pensar en aquellos tiempos, a principios del siglo pasado, cuando se dio el movimiento sufragista, que las mujeres podrían ocupar cargos de elección popular. No estaba registrado en el cerebro de la mayoría de las personas que una mujer pudiera algún día gobernar, no obstante, una vez que se empezó la lucha por los derechos ciudadanos, ya no se pudo dar marcha hacia atrás.

Elvira Carrillo Puerto, Beatriz Peniche y Raquel Dzib, primeras diputadas en el Congreso de Yucatán de 1923; treinta años después, en 1953 a través del Periódico Oficial de la Federación se daba a conocer que las mujeres ya podían votar y también elegidas para los cargos de elección popular, una demanda que por fin se cumpliría; y así fue que salió electa la primera mujer diputada federal, Aurora Jiménez de Palacios en 1954. Y la primera diputada federal de oposición Macrina Rabadán en 1958 originaria del estado de Guerrero; todavía no se vislumbraba que hubiera una gobernadora, hasta casi veinte años después de aquella fecha de 1953, México contaba ya con la primera mujer en gobernar el estado de Colima y ella era Griselda Álvarez.

Pasaron siete años para la siguiente gobernadora, que fue Beatriz Paredes, en total son 7 las mujeres que lograron llegar a la gubernatura; estas mujeres han sabido llevar las riendas de sus estados, muy comprometidas, con buenos resultados y la mayoría, ha continuado con su carrera política de la mejor manera.

Ahora fue la elección más grande de la historia porque se elegirían gubernaturas, jefatura de gobierno de la Ciudad de México, Congresos locales, Juntas municipales y alcaldías. De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE), son 69,687 los cargos, que acorde a lo que establece la Reforma en materia de Paridad de Género del 2014, fórmula que se debe destinar el 50 por ciento de candidaturas a las mujeres.

Podemos observar en la página del INE que son un total de 4,171 municipios donde se elegirán presidentas y presidentes municipales y que son 15 los estados donde se elegirá gobernadoras y gobernadores, así como aspirantes a síndicas 3,447 y regidoras 21,633.

Aquí lo interesante es que esta nueva generación de mujeres y hombres en estos cargos, traigan consigo la idea de legislar con justicia, con perspectiva de género, con criterio amplio para poder entender las demandas ciudadanas. Después de tantos años y tantas administraciones, es justo que se gobierne con equidad, que no se repitan esos patrones anquilosantes y que los programas sean incluyentes (con afrodescendientes, personas discapacitadas, mujeres, etc).

La sorpresa es que de los 15 estados que tendrán nuevas administraciones 6 pueden ser las mujeres virtualmente ganadoras. Todo es cuestión de que se anuncien resultados formalmente; no obstante, todavía están en discusión y en las impugnaciones también se debate sobre algunas alcaldías y otros cargos. En Acapulco sorprende que sea nuevamente una mujer quien lleve las riendas de este puerto, que según se dice, lleva 35 años en la política. Lo que queda hacer es dar el beneficio de la duda, teniendo la esperanza que se rodeen de buenos asesores y gente sensible, que de verdad les importe su lugar donde viven, para que den buenos resultados.

Cada vez está más cerca que sea una mujer la que encabece la Presidencia de la República, para mucha gente no es muy creíble, como ciertos candidatos que expresaron que las mujeres no sabían gobernar; sin embargo, hace un siglo también era increíble pensar que las mujeres pudieran llegar votar, y menos a ocupar espacios de poder; ahora lo estamos viendo en muchos países y la prueba es que vemos a una Kamala Harris como vicepresidenta. Seguramente en las próximas elecciones aumentará la cantidad de mujeres que desean regir los destinos de México.

Desde la antigüedad, no era muy común que las mujeres detentaran el poder, salvo ciertas excepciones y de las reinas que por herencia asumían el trono. La idea de que una mujer no sabía gobernar se impuso siempre; sin embargo, poco a poco hemos visto que cada vez hay más mujeres que han ejercido ese liderazgo.

Que difícil pensar en aquellos tiempos, a principios del siglo pasado, cuando se dio el movimiento sufragista, que las mujeres podrían ocupar cargos de elección popular. No estaba registrado en el cerebro de la mayoría de las personas que una mujer pudiera algún día gobernar, no obstante, una vez que se empezó la lucha por los derechos ciudadanos, ya no se pudo dar marcha hacia atrás.

Elvira Carrillo Puerto, Beatriz Peniche y Raquel Dzib, primeras diputadas en el Congreso de Yucatán de 1923; treinta años después, en 1953 a través del Periódico Oficial de la Federación se daba a conocer que las mujeres ya podían votar y también elegidas para los cargos de elección popular, una demanda que por fin se cumpliría; y así fue que salió electa la primera mujer diputada federal, Aurora Jiménez de Palacios en 1954. Y la primera diputada federal de oposición Macrina Rabadán en 1958 originaria del estado de Guerrero; todavía no se vislumbraba que hubiera una gobernadora, hasta casi veinte años después de aquella fecha de 1953, México contaba ya con la primera mujer en gobernar el estado de Colima y ella era Griselda Álvarez.

Pasaron siete años para la siguiente gobernadora, que fue Beatriz Paredes, en total son 7 las mujeres que lograron llegar a la gubernatura; estas mujeres han sabido llevar las riendas de sus estados, muy comprometidas, con buenos resultados y la mayoría, ha continuado con su carrera política de la mejor manera.

Ahora fue la elección más grande de la historia porque se elegirían gubernaturas, jefatura de gobierno de la Ciudad de México, Congresos locales, Juntas municipales y alcaldías. De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE), son 69,687 los cargos, que acorde a lo que establece la Reforma en materia de Paridad de Género del 2014, fórmula que se debe destinar el 50 por ciento de candidaturas a las mujeres.

Podemos observar en la página del INE que son un total de 4,171 municipios donde se elegirán presidentas y presidentes municipales y que son 15 los estados donde se elegirá gobernadoras y gobernadores, así como aspirantes a síndicas 3,447 y regidoras 21,633.

Aquí lo interesante es que esta nueva generación de mujeres y hombres en estos cargos, traigan consigo la idea de legislar con justicia, con perspectiva de género, con criterio amplio para poder entender las demandas ciudadanas. Después de tantos años y tantas administraciones, es justo que se gobierne con equidad, que no se repitan esos patrones anquilosantes y que los programas sean incluyentes (con afrodescendientes, personas discapacitadas, mujeres, etc).

La sorpresa es que de los 15 estados que tendrán nuevas administraciones 6 pueden ser las mujeres virtualmente ganadoras. Todo es cuestión de que se anuncien resultados formalmente; no obstante, todavía están en discusión y en las impugnaciones también se debate sobre algunas alcaldías y otros cargos. En Acapulco sorprende que sea nuevamente una mujer quien lleve las riendas de este puerto, que según se dice, lleva 35 años en la política. Lo que queda hacer es dar el beneficio de la duda, teniendo la esperanza que se rodeen de buenos asesores y gente sensible, que de verdad les importe su lugar donde viven, para que den buenos resultados.

Cada vez está más cerca que sea una mujer la que encabece la Presidencia de la República, para mucha gente no es muy creíble, como ciertos candidatos que expresaron que las mujeres no sabían gobernar; sin embargo, hace un siglo también era increíble pensar que las mujeres pudieran llegar votar, y menos a ocupar espacios de poder; ahora lo estamos viendo en muchos países y la prueba es que vemos a una Kamala Harris como vicepresidenta. Seguramente en las próximas elecciones aumentará la cantidad de mujeres que desean regir los destinos de México.

ÚLTIMASCOLUMNAS