/ viernes 20 de noviembre de 2020

Las duras y las maduras

Se dice que cuando alguien acepta algún beneficio junto con las responsabilidades que conlleva está a las duras y a las maduras.

El dicho es una metáfora campirana en el que las duras serían los frutos verdes, ácidos y duros que no obstante el trabajo previo para preparar la tierra, regar, controlar plagas y toda una serie de cuidados, todavía hay que cosechar cuando hayan madurado.

Las maduras son el premio, el delicioso fruto maduro de carne suave y dulce sabor que en muchos casos ni se tiene que cosechar porque hasta cae solo de la ramita.

En política muchos quieren llegar a las maduras saltándose las duras. No hace falta mencionarlos porque su oportunismo es evidente.

Todo mundo quiere apuntarse para gobernar Guerrero, pensando en las maduras, pero no tienen idea de las duras situaciones que van a enfrentar.

A Héctor Astudillo Flores le han tocado las más duras de los últimos tiempos. Recibió un estado en quiebra financiera, en los primeros lugares nacionales de homicidios, socialmente sacudido por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y en esta etapa final enfrentar además una pandemia que ha modificado la vida de los ciudadanos y el actuar del propio gobierno.

Pero por si fuera poco, esta pandemia es un imponderable de grandes dimensiones que obviamente no estuvo considerado en las participaciones federales del presente año y significó un importante gasto extraordinaria, si no que por su magnitud impactará negativamente en el presupuesto del año entrante.

No obstante Guerrero es el estado con mayor recuperación del empleo a nivel nacional, en el que su gobierno ha sabido enfrentar las duras.

Otro ejemplo es el de la seguridad, donde pese a la pandemia se ha logrado mantener a la baja el índice delictivo no solo sacando a Guerrero de los primeros lugares en homicidios si no dando pronta respuesta a los casos que se presentan.

Recientemente la Fiscalía a cargo de Jorge Zuriel de los Santos Barrila logró la captura en el estado de Guanajuato del presunto secuestrador y asesino de una jubilada, así como de quienes privaron de su libertad a una maestra de un colegio privado.

Son situaciones con las que quienes pretenden gobernar Guerrero, van a tener que lidiar. Son situaciones reales y no fantasías.

Por la coalición “Juntos haremos historia en Guerrero” que integraron Morena-PT-PVEM son ya más de diez y los que faltan. Aunque muchos solamente traen consigo su derecho a participar.

No es lo mismo un Félix Salgado que en la pasada elección de senador obtuvo más de 622 mil votos a un Luis Walton que apenas sacó 109 mil cuando compitió para gobernador y ahora está sin partido pidiendo que lo tomen en cuenta en la encuesta de Morena.

No es igual una Beatriz Mojica que sumó 216 mil votos perredistas, 71 mil del PAN y 60 mil del PT cuando no pudo ganar la Senaduría, a un Pablo Amílcar Sandoval que obtuvo 37 mil votos para gobernador. Hay que tomar en cuenta que Andrés Manuel López Obrador no va en la boleta y que sin ese importante factor los números de todos se reducen, por lo que solo menciono a los más visibles.

Lo traigo a cuenta porque se dice que la semana entrante el dirigente nacional de Morena Mario Delgado los reunirá para intentar sacar un candidato de unidad. Lo más probable es que la ambición de quienes solo están echando sus canicas para presionar y obtener posiciones como son secretarías, diputaciones, ¡las maduras pues!, echen abajo ese intento y se llegue a la encuesta.

De hecho es el método por el que parece optar el presidente Andrés Manuel López Obrador quien al hablar este jueves en su conferencia mañanera sobre el proceso en Guerrero y en particular sobre la guerra sucia contra el puntero Félix Salgado Macedonio, sobre lo cual dijo que es un tema que va a decidir la gente… en encuesta.

#Revolcadero

En el PAN su dirigente Eloy Salmerón busca las duras y protegerse de quienes quieren las maduras.

En conferencia de prensa culpó a su dirigente en Acapulco Jorge Catalán y al ex diputado Francisco Rodríguez Otero de estar molestos de que la Comisión Permanente Blanquiazul decidió no ir en candidatura común con el PRI y el PRD porque ya andaban negociando la coalición desde hace tiempo.

Señaló que Paco Rodríguez andaba en los eventos del perredista Carlos Reyes Torres y en los de Luis Walton Aburto, mientras que Catalán acudía a los de Evodio Velázquez.

Al ser cuestionado prometió que no pondrá a su esposa como candidata plurinominal, pero dejó claro que si lo propone su partido –el que preside- no renunciará a su derecho de participar. ¡A sus maduras pues!

Por cierto que argumentó que la negativa a la candidatura común es que al PAN “le toca llevar mujer por la gubernatura”. ¿Se la estarán reservando a su ex candidata al senado Beatriz Mojica a la que ayer Victoriano Wences Real dio las duras en el PT y anunció como candidata a gobernadora –si toca por género- a Luisa Ayala Mondragón?

Lo que sí quedó claro es que el dirigente panista no teme a la rebelión de quienes ya han iniciado una pasarela por el Comité Ejecutivo Nacional, no se niega a la alianza en diputaciones y ayuntamientos, no está dispuesto a renunciar a la tradición de llevarse el primer lugar de la lista de pluris aunque diga que hará cambiar al PAN, y que no se le puede hablar con cariño porque se enoja y lo toma albur.

Se dice que cuando alguien acepta algún beneficio junto con las responsabilidades que conlleva está a las duras y a las maduras.

El dicho es una metáfora campirana en el que las duras serían los frutos verdes, ácidos y duros que no obstante el trabajo previo para preparar la tierra, regar, controlar plagas y toda una serie de cuidados, todavía hay que cosechar cuando hayan madurado.

Las maduras son el premio, el delicioso fruto maduro de carne suave y dulce sabor que en muchos casos ni se tiene que cosechar porque hasta cae solo de la ramita.

En política muchos quieren llegar a las maduras saltándose las duras. No hace falta mencionarlos porque su oportunismo es evidente.

Todo mundo quiere apuntarse para gobernar Guerrero, pensando en las maduras, pero no tienen idea de las duras situaciones que van a enfrentar.

A Héctor Astudillo Flores le han tocado las más duras de los últimos tiempos. Recibió un estado en quiebra financiera, en los primeros lugares nacionales de homicidios, socialmente sacudido por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y en esta etapa final enfrentar además una pandemia que ha modificado la vida de los ciudadanos y el actuar del propio gobierno.

Pero por si fuera poco, esta pandemia es un imponderable de grandes dimensiones que obviamente no estuvo considerado en las participaciones federales del presente año y significó un importante gasto extraordinaria, si no que por su magnitud impactará negativamente en el presupuesto del año entrante.

No obstante Guerrero es el estado con mayor recuperación del empleo a nivel nacional, en el que su gobierno ha sabido enfrentar las duras.

Otro ejemplo es el de la seguridad, donde pese a la pandemia se ha logrado mantener a la baja el índice delictivo no solo sacando a Guerrero de los primeros lugares en homicidios si no dando pronta respuesta a los casos que se presentan.

Recientemente la Fiscalía a cargo de Jorge Zuriel de los Santos Barrila logró la captura en el estado de Guanajuato del presunto secuestrador y asesino de una jubilada, así como de quienes privaron de su libertad a una maestra de un colegio privado.

Son situaciones con las que quienes pretenden gobernar Guerrero, van a tener que lidiar. Son situaciones reales y no fantasías.

Por la coalición “Juntos haremos historia en Guerrero” que integraron Morena-PT-PVEM son ya más de diez y los que faltan. Aunque muchos solamente traen consigo su derecho a participar.

No es lo mismo un Félix Salgado que en la pasada elección de senador obtuvo más de 622 mil votos a un Luis Walton que apenas sacó 109 mil cuando compitió para gobernador y ahora está sin partido pidiendo que lo tomen en cuenta en la encuesta de Morena.

No es igual una Beatriz Mojica que sumó 216 mil votos perredistas, 71 mil del PAN y 60 mil del PT cuando no pudo ganar la Senaduría, a un Pablo Amílcar Sandoval que obtuvo 37 mil votos para gobernador. Hay que tomar en cuenta que Andrés Manuel López Obrador no va en la boleta y que sin ese importante factor los números de todos se reducen, por lo que solo menciono a los más visibles.

Lo traigo a cuenta porque se dice que la semana entrante el dirigente nacional de Morena Mario Delgado los reunirá para intentar sacar un candidato de unidad. Lo más probable es que la ambición de quienes solo están echando sus canicas para presionar y obtener posiciones como son secretarías, diputaciones, ¡las maduras pues!, echen abajo ese intento y se llegue a la encuesta.

De hecho es el método por el que parece optar el presidente Andrés Manuel López Obrador quien al hablar este jueves en su conferencia mañanera sobre el proceso en Guerrero y en particular sobre la guerra sucia contra el puntero Félix Salgado Macedonio, sobre lo cual dijo que es un tema que va a decidir la gente… en encuesta.

#Revolcadero

En el PAN su dirigente Eloy Salmerón busca las duras y protegerse de quienes quieren las maduras.

En conferencia de prensa culpó a su dirigente en Acapulco Jorge Catalán y al ex diputado Francisco Rodríguez Otero de estar molestos de que la Comisión Permanente Blanquiazul decidió no ir en candidatura común con el PRI y el PRD porque ya andaban negociando la coalición desde hace tiempo.

Señaló que Paco Rodríguez andaba en los eventos del perredista Carlos Reyes Torres y en los de Luis Walton Aburto, mientras que Catalán acudía a los de Evodio Velázquez.

Al ser cuestionado prometió que no pondrá a su esposa como candidata plurinominal, pero dejó claro que si lo propone su partido –el que preside- no renunciará a su derecho de participar. ¡A sus maduras pues!

Por cierto que argumentó que la negativa a la candidatura común es que al PAN “le toca llevar mujer por la gubernatura”. ¿Se la estarán reservando a su ex candidata al senado Beatriz Mojica a la que ayer Victoriano Wences Real dio las duras en el PT y anunció como candidata a gobernadora –si toca por género- a Luisa Ayala Mondragón?

Lo que sí quedó claro es que el dirigente panista no teme a la rebelión de quienes ya han iniciado una pasarela por el Comité Ejecutivo Nacional, no se niega a la alianza en diputaciones y ayuntamientos, no está dispuesto a renunciar a la tradición de llevarse el primer lugar de la lista de pluris aunque diga que hará cambiar al PAN, y que no se le puede hablar con cariño porque se enoja y lo toma albur.

ÚLTIMASCOLUMNAS