/ martes 11 de septiembre de 2018

La agresión a estudiantes de la UNAM, un acto de barbarie

Como egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, no puedo dejar de comentar las agresiones sufridas a un grupo de alumnos por porros, fósiles y vándalos”, en la explanada de la Rectoría de nuestra máxima casa de estudios.

Fue un acto cobarde, de barbarie que merece una investigación pronta y expedita, así como un castigo ejemplar para los autores materiales e intelectuales de estos hechos que no deben volver a repetirse.

En la sesión del jueves pasado en la Cámara de Senadores, todos los grupos parlamentarios fijaron postura en favor de la defensa de la UNAM, como institución ícono de educación superior en México y América Latina.

A su vez, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se pronunció a favor de los estudiantes, lamentó que exista porrismo y anunció una próxima reunión con el rector Enrique Graue.

Considero y espero coincidir con usted, amable lector, que la UNAM es una de las instituciones más preciadas que tenemos en nuestro país, porque se ha ganado a pulso un distinguido lugar en la historia contemporánea de México, formando generaciones de mujeres y hombres comprometidos con nuestra nación.

Nunca perdamos de vista a los enemigos de nuestra Universidad, que son los enemigos de México.

¡Por mi raza hablará el espíritu!

¡Indivisa Manent!

Como siempre, usted tiene la mejor opinión.

Como egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, no puedo dejar de comentar las agresiones sufridas a un grupo de alumnos por porros, fósiles y vándalos”, en la explanada de la Rectoría de nuestra máxima casa de estudios.

Fue un acto cobarde, de barbarie que merece una investigación pronta y expedita, así como un castigo ejemplar para los autores materiales e intelectuales de estos hechos que no deben volver a repetirse.

En la sesión del jueves pasado en la Cámara de Senadores, todos los grupos parlamentarios fijaron postura en favor de la defensa de la UNAM, como institución ícono de educación superior en México y América Latina.

A su vez, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se pronunció a favor de los estudiantes, lamentó que exista porrismo y anunció una próxima reunión con el rector Enrique Graue.

Considero y espero coincidir con usted, amable lector, que la UNAM es una de las instituciones más preciadas que tenemos en nuestro país, porque se ha ganado a pulso un distinguido lugar en la historia contemporánea de México, formando generaciones de mujeres y hombres comprometidos con nuestra nación.

Nunca perdamos de vista a los enemigos de nuestra Universidad, que son los enemigos de México.

¡Por mi raza hablará el espíritu!

¡Indivisa Manent!

Como siempre, usted tiene la mejor opinión.