/ domingo 16 de mayo de 2021

Injerencia

Andrés Manuel López Obrador declaró que “está metiendo las manos” en el proceso electoral y aceptó que tuvo que ver con el que la Fiscalía General de la República (FGR), investigue por “posibles delitos electorales” a los candidatos a gobernador de Nuevo León, Adrián de la Garza, por el PRI, y a Samuel García de Movimiento Ciudadano. El pasado martes 11 de mayo, el Presidente afirmó que él personalmente tuvo que ver con las investigaciones que se realizan a ambos candidatos, pues dijo que no puede ser cómplice del fraude electoral.

A pregunta expresa realizada por un reportero en su conferencia mañanera, quien le cuestionó que “hay algunos partidos que lo acusan de que tuvo que ver con estas denuncias”, AMLO respondió: “Cómo no voy a tener que ver?” “Claro que sí. Aquí lo di a conocer, lo estoy diciendo, no podemos ser cómplices del fraude”. Estas declaraciones provocaron fuertes reacciones por parte de los partidos de oposición.

El candidato del PRI en aquella entidad se reunió en Washington con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, (OEA), Luis Almagro, con el fin de denunciar la intromisión de López Obrador en el proceso electoral. Por su parte, Dante Delgado de Movimiento Ciudadano reclamó que “el presidente está aturdido, está desesperado, desquiciado y se mete a temas que le están vedados expresamente por la Ley”.

La discusión trascendió al Instituto Nacional Electoral cuando el consejero Ciro Murayama señaló que las tarjetas que reparten los distintos candidatos -al no tener dinero- no son violatorias de la legalidad pues pueden ser consideradas propaganda. Sin embargo, el presidente de Morena, Mario Delgado, le reclamó vía Twitter "usted está prejuzgando una investigación en curso, en un asunto que no es de su competencia, deje de mostrar su parcialidad y dedíquese a asuntos que sí le competen, como el fraude electoral".

La práctica de entregar plásticos a los votantes para que, en caso de ganar la elección, tengan acceso a diferentes recursos, ha sido una práctica constante por parte de candidatos a gubernaturas y alcaldías de todos los partidos, incluído Morena. Por esta razón, la denuncia ante la Fiscalía huele a un intento por frenar el avance de los partidos de oposición que a estas alturas -segúndiversas encuestas- ya han dejado atrás a la candidata de Morena, Clara Luz Roldán.

No obstante, más allá de la preocupante injerencia que pudiera sesgar el proceso electoral neolonés, este capítulo habría que encuadrarlo en la larga lista de desencuentros que ha tenido el titular del Ejecutivo con el árbitro electoral. Cabe recordar que desde el año pasado ha reiterado que el INE es “el aparato de organización de elecciones más caro del mundo, sin que ello sirva para garantizar elecciones libres en el país”.

Es probable que AMLO aproveche este episodio para profundizar su embate contra el INE después de la elección, que insista en que “hubo fraude” y que la autoridad electoral no lo impidió. Cabe recordar que en su intención de desaparecer a los órganos autónomos, ha dicho que las funciones del organismo electoral podrían transferirse al Poder Judicial para que sea “verdaderamente autónomo, pues ahora no lo es”.

La decisión de modificar a los órganos electorales no debería quedar en manos de una sola persona; ésta debe ser una construcción amplia, plural y colectiva. La#SociedadHorizontal debe proponer la forma en que deba evolucionar el árbitro de las elecciones, pero también evitar que se distorsionen los principios de imparcialidad, legalidad, imparcialidad, objetividad, certeza e independencia que tanto nos han costado.

Andrés Manuel López Obrador declaró que “está metiendo las manos” en el proceso electoral y aceptó que tuvo que ver con el que la Fiscalía General de la República (FGR), investigue por “posibles delitos electorales” a los candidatos a gobernador de Nuevo León, Adrián de la Garza, por el PRI, y a Samuel García de Movimiento Ciudadano. El pasado martes 11 de mayo, el Presidente afirmó que él personalmente tuvo que ver con las investigaciones que se realizan a ambos candidatos, pues dijo que no puede ser cómplice del fraude electoral.

A pregunta expresa realizada por un reportero en su conferencia mañanera, quien le cuestionó que “hay algunos partidos que lo acusan de que tuvo que ver con estas denuncias”, AMLO respondió: “Cómo no voy a tener que ver?” “Claro que sí. Aquí lo di a conocer, lo estoy diciendo, no podemos ser cómplices del fraude”. Estas declaraciones provocaron fuertes reacciones por parte de los partidos de oposición.

El candidato del PRI en aquella entidad se reunió en Washington con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, (OEA), Luis Almagro, con el fin de denunciar la intromisión de López Obrador en el proceso electoral. Por su parte, Dante Delgado de Movimiento Ciudadano reclamó que “el presidente está aturdido, está desesperado, desquiciado y se mete a temas que le están vedados expresamente por la Ley”.

La discusión trascendió al Instituto Nacional Electoral cuando el consejero Ciro Murayama señaló que las tarjetas que reparten los distintos candidatos -al no tener dinero- no son violatorias de la legalidad pues pueden ser consideradas propaganda. Sin embargo, el presidente de Morena, Mario Delgado, le reclamó vía Twitter "usted está prejuzgando una investigación en curso, en un asunto que no es de su competencia, deje de mostrar su parcialidad y dedíquese a asuntos que sí le competen, como el fraude electoral".

La práctica de entregar plásticos a los votantes para que, en caso de ganar la elección, tengan acceso a diferentes recursos, ha sido una práctica constante por parte de candidatos a gubernaturas y alcaldías de todos los partidos, incluído Morena. Por esta razón, la denuncia ante la Fiscalía huele a un intento por frenar el avance de los partidos de oposición que a estas alturas -segúndiversas encuestas- ya han dejado atrás a la candidata de Morena, Clara Luz Roldán.

No obstante, más allá de la preocupante injerencia que pudiera sesgar el proceso electoral neolonés, este capítulo habría que encuadrarlo en la larga lista de desencuentros que ha tenido el titular del Ejecutivo con el árbitro electoral. Cabe recordar que desde el año pasado ha reiterado que el INE es “el aparato de organización de elecciones más caro del mundo, sin que ello sirva para garantizar elecciones libres en el país”.

Es probable que AMLO aproveche este episodio para profundizar su embate contra el INE después de la elección, que insista en que “hubo fraude” y que la autoridad electoral no lo impidió. Cabe recordar que en su intención de desaparecer a los órganos autónomos, ha dicho que las funciones del organismo electoral podrían transferirse al Poder Judicial para que sea “verdaderamente autónomo, pues ahora no lo es”.

La decisión de modificar a los órganos electorales no debería quedar en manos de una sola persona; ésta debe ser una construcción amplia, plural y colectiva. La#SociedadHorizontal debe proponer la forma en que deba evolucionar el árbitro de las elecciones, pero también evitar que se distorsionen los principios de imparcialidad, legalidad, imparcialidad, objetividad, certeza e independencia que tanto nos han costado.

ÚLTIMASCOLUMNAS