/ domingo 18 de octubre de 2020

Guillermo Soberón Acevedo

Ha fallecido un guerrerense distinguido que logró encumbrarse en las esferas del poder para bien de la ciencia, la salud y la docencia. El Doctor Guillermo Soberón Acevedo, es oriundo de Iguala de la Independencia, Guerrero, graduándose como médico cirujano en la UNAM y posteriormente obtuvo el doctorado con especialidad de Química Fisiológica en la Universidad de Wisconsin, allá en los Estados Unidos.

Fue rector de la Universidad Nacional Autónoma de México de 1973 a 1981. En el aspecto personal tengo el orgullo de haber sido aceptado en la Máxima Casa de Estudios del país (UNAM) cuando mi paisano fue rector de la misma (para mí la mejor época de mi vida estudiantil).

Recuerdo que me mandó un sobresote amarillo con el escudo de la Universidad, lo que me dio a pensar que ya me habían bateado, pero al abrirlo venía una hermosa carta donde me daba la bienvenida como universitario y me comprometía a dar mi máximo esfuerzo por ser uno de los pocos alumnos aceptados.

El doctor Soberón se distinguió por ser un bombero apaga fuegos con talento y diálogo, y cuando éstos no eran suficientes ante la cerrazón de la necedad no le temblaba la mano para rescatar a la Universidad de México.

El doctor Guillermo Soberón formó un grupo de académicos intelectuales de la Universidad, donde destacan el doctor Jorge Carpizo, el doctor Rivero Serrano y el doctor Juan Ramón de la Fuente, quienes llegaron a ser rectores de la UNAM con su apoyo.

En el aspecto deportivo le tocó auspiciar la universidad en 1979, logrando destacar el conocimiento con el deporte de nuestros estudiantes. En esa época también se logró rescatar al club de fútbol Universidad (Pumas) al conformar un patronato que financiará económicamente al club, sin que fuera una carga para la Universidad, lográndose varios campeonatos y echar a andar la formación de la cantera de jóvenes que después fueron estrellas internacionales como Hugo Sánchez, Manuel Negrete, López Zarza, Luis García, Jorge Campos, Luis Flores, entre otros. De igual manera encargó el logo que distingue a los PUMAS a su creador Manuel Andrade (a) “El Pajarito”.

En el fútbol americano se alcanzaron varios campeonatos con los Cóndores, que era la base de la selección Pumas.

La UNAM pues, en su rectorado tuvo presencia de investigación y docencia en todo el país gracias a la visión de don Guillermo Soberón. En mi etapa de estudiante y dentro del periodo del rectorado del Dr. Soberón jamás hubo un paro de actividades, como sí lo hubo después de su partida, cuando Francisco José Barnes de Castro dejó secuestrada a la UNAM y con un mega conflicto en manos del Mosh y otras lacras.

En fin, en el balance de la historia del Doctor Soberón solamente como rector de la UNAM, debemos reconocer que fue positivo dejando personas, estudios, planes e instituciones funcionando de manera positiva. En paz descanse Don Guillermo Soberón Acevedo. Por mi raza hablará el espíritu.

Ha fallecido un guerrerense distinguido que logró encumbrarse en las esferas del poder para bien de la ciencia, la salud y la docencia. El Doctor Guillermo Soberón Acevedo, es oriundo de Iguala de la Independencia, Guerrero, graduándose como médico cirujano en la UNAM y posteriormente obtuvo el doctorado con especialidad de Química Fisiológica en la Universidad de Wisconsin, allá en los Estados Unidos.

Fue rector de la Universidad Nacional Autónoma de México de 1973 a 1981. En el aspecto personal tengo el orgullo de haber sido aceptado en la Máxima Casa de Estudios del país (UNAM) cuando mi paisano fue rector de la misma (para mí la mejor época de mi vida estudiantil).

Recuerdo que me mandó un sobresote amarillo con el escudo de la Universidad, lo que me dio a pensar que ya me habían bateado, pero al abrirlo venía una hermosa carta donde me daba la bienvenida como universitario y me comprometía a dar mi máximo esfuerzo por ser uno de los pocos alumnos aceptados.

El doctor Soberón se distinguió por ser un bombero apaga fuegos con talento y diálogo, y cuando éstos no eran suficientes ante la cerrazón de la necedad no le temblaba la mano para rescatar a la Universidad de México.

El doctor Guillermo Soberón formó un grupo de académicos intelectuales de la Universidad, donde destacan el doctor Jorge Carpizo, el doctor Rivero Serrano y el doctor Juan Ramón de la Fuente, quienes llegaron a ser rectores de la UNAM con su apoyo.

En el aspecto deportivo le tocó auspiciar la universidad en 1979, logrando destacar el conocimiento con el deporte de nuestros estudiantes. En esa época también se logró rescatar al club de fútbol Universidad (Pumas) al conformar un patronato que financiará económicamente al club, sin que fuera una carga para la Universidad, lográndose varios campeonatos y echar a andar la formación de la cantera de jóvenes que después fueron estrellas internacionales como Hugo Sánchez, Manuel Negrete, López Zarza, Luis García, Jorge Campos, Luis Flores, entre otros. De igual manera encargó el logo que distingue a los PUMAS a su creador Manuel Andrade (a) “El Pajarito”.

En el fútbol americano se alcanzaron varios campeonatos con los Cóndores, que era la base de la selección Pumas.

La UNAM pues, en su rectorado tuvo presencia de investigación y docencia en todo el país gracias a la visión de don Guillermo Soberón. En mi etapa de estudiante y dentro del periodo del rectorado del Dr. Soberón jamás hubo un paro de actividades, como sí lo hubo después de su partida, cuando Francisco José Barnes de Castro dejó secuestrada a la UNAM y con un mega conflicto en manos del Mosh y otras lacras.

En fin, en el balance de la historia del Doctor Soberón solamente como rector de la UNAM, debemos reconocer que fue positivo dejando personas, estudios, planes e instituciones funcionando de manera positiva. En paz descanse Don Guillermo Soberón Acevedo. Por mi raza hablará el espíritu.