/ jueves 9 de agosto de 2018

Estafa a la maestra

Hoy comenzaré este artículo repasando uno de los sucesos más importantes de la semana. La añeja líder magisterial Elba Esther Gordillo Morales, quien fuera líder del Sindicato de Maestros de México durante largos años, fue liberada la madrugada de este miércoles 8 de agosto (coincidiendo con la entrega de la constancia de Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador); después de permanecer casi seis años en prisión; acusada de defraudación fiscal, lavado de dinero y delincuencia organizada.

Elba Esther Gordillo Morales es uno de los personajes más polémicos de nuestro país. Poderosa aliada de varios expresidentes, fue lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE); organización sindical considerada como la más grande de América Latina, ya que cuenta con (aproximadamente) 1,6 millones de afiliados.

En México el derecho a la educación es parte de las Garantías Individuales que la Constitución otorga a todos sus habitantes. Además, según la Ley General de Educación (LGE): ‘’Todos los habitantes del país tienen las mismas oportunidades de acceso al sistema educativo nacional”.

Infortunadamente esto es imposible, debido no exactamente a los problemas magisteriales (parte importante), sino en efecto al descuido que todos los gobiernos –sin excepción-, han tenido para elevar la calidad en los procesos, para que se dé la añorada “Educación de Calidad”.

A la Maestra se le conoce, pero no se le reconoce, el respaldo (voto corporativo) que durante décadas dio a varios expresidentes. Por ejemplo, en 2006 fue señalada de organizar el apoyo de varios gobernadores en favor del entonces candidato Felipe Calderón Hinojosa, del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Gracias a dicho apoyo, Calderón Hinojosa pudo escasamente derrotar a su principal adversario, el hoy presidente (ya) electo Andrés Manuel López Obrador. Seis años después también soportó la campaña del actual presidente Enrique Peña Nieto.

¿Pero qué pasó o qué hizo ya iniciada la administración de Peña Nieto, para haber recibido un castigo creado de tal naturaleza, que la llevó sorpresivamente a la cárcel durante casi todo el sexenio de su verdugo, incluyendo el deterioro de su salud?

Quizá la fuerte oposición a la Reforma Educativa (dentro del Pacto por México) que promovía el presidente de acuerdo con los demás partidos (menos Morena), y que obviamente le menguaría el poder de control absoluto dentro del SNTE y de la educación de México.

Así que el 26 de febrero de 2013, recién estrenado el gobierno de Peña Nieto, Elba Esther Gordillo Morales fue sorpresivamente detenida en el Aeropuerto de Toluca, cuando regresaba de San Diego, EU, donde había disfrutado de unas vacaciones familiares en una lujosa mansión de su propiedad, acusada de los delitos antes mencionados.

En este desventurado evento, intervinieron de forma directa el entonces titular de la Secretaría de Educación, Emilio Chauyffet Chemor; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y Jesús Murillo Karam, procurador general de Justicia de la Nación.

Se suponía que las cosas iban a ir muy bien para la administración incipiente de Peña Nieto. Su gobierno encerró a la maestra Gordillo, y de esa forma, se supuso, que desarmaría la fuerte oposición a su intrínseca Reforma Educativa.

A Osorio Chong ya no le alcanzó el alma para terminar un mandato carcomido por la corrupción, la avaricia y la injusticia; y como buena rata, saltó antes de tiempo del barco que ya hacía agua. A Chuayffet su falta de visión le jugó una mala pasada, ya que le permitió sembrar, pero no ser parte de la “cosecha”.

Ahora nos queda esperar hasta el próximo 20 de agosto, día que Elba Esther Gordillo dará la cara a la sociedad. Pero mientras tanto yo no quisiera estar en los zapatos de Murillo Karam, ya que la maestra está en su pleno derecho de demandarlo por “Sobreseimiento”, ya que no existían pruebas que acreditaran los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Al fin, otra mancha al tigre experto en las “Verdades Históricas”, derrotado y vapuleado contundentemente en el mismo sexenio al que ¿sirvió? ¡Vale la pena reflexionarlo!

Hoy comenzaré este artículo repasando uno de los sucesos más importantes de la semana. La añeja líder magisterial Elba Esther Gordillo Morales, quien fuera líder del Sindicato de Maestros de México durante largos años, fue liberada la madrugada de este miércoles 8 de agosto (coincidiendo con la entrega de la constancia de Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador); después de permanecer casi seis años en prisión; acusada de defraudación fiscal, lavado de dinero y delincuencia organizada.

Elba Esther Gordillo Morales es uno de los personajes más polémicos de nuestro país. Poderosa aliada de varios expresidentes, fue lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE); organización sindical considerada como la más grande de América Latina, ya que cuenta con (aproximadamente) 1,6 millones de afiliados.

En México el derecho a la educación es parte de las Garantías Individuales que la Constitución otorga a todos sus habitantes. Además, según la Ley General de Educación (LGE): ‘’Todos los habitantes del país tienen las mismas oportunidades de acceso al sistema educativo nacional”.

Infortunadamente esto es imposible, debido no exactamente a los problemas magisteriales (parte importante), sino en efecto al descuido que todos los gobiernos –sin excepción-, han tenido para elevar la calidad en los procesos, para que se dé la añorada “Educación de Calidad”.

A la Maestra se le conoce, pero no se le reconoce, el respaldo (voto corporativo) que durante décadas dio a varios expresidentes. Por ejemplo, en 2006 fue señalada de organizar el apoyo de varios gobernadores en favor del entonces candidato Felipe Calderón Hinojosa, del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Gracias a dicho apoyo, Calderón Hinojosa pudo escasamente derrotar a su principal adversario, el hoy presidente (ya) electo Andrés Manuel López Obrador. Seis años después también soportó la campaña del actual presidente Enrique Peña Nieto.

¿Pero qué pasó o qué hizo ya iniciada la administración de Peña Nieto, para haber recibido un castigo creado de tal naturaleza, que la llevó sorpresivamente a la cárcel durante casi todo el sexenio de su verdugo, incluyendo el deterioro de su salud?

Quizá la fuerte oposición a la Reforma Educativa (dentro del Pacto por México) que promovía el presidente de acuerdo con los demás partidos (menos Morena), y que obviamente le menguaría el poder de control absoluto dentro del SNTE y de la educación de México.

Así que el 26 de febrero de 2013, recién estrenado el gobierno de Peña Nieto, Elba Esther Gordillo Morales fue sorpresivamente detenida en el Aeropuerto de Toluca, cuando regresaba de San Diego, EU, donde había disfrutado de unas vacaciones familiares en una lujosa mansión de su propiedad, acusada de los delitos antes mencionados.

En este desventurado evento, intervinieron de forma directa el entonces titular de la Secretaría de Educación, Emilio Chauyffet Chemor; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y Jesús Murillo Karam, procurador general de Justicia de la Nación.

Se suponía que las cosas iban a ir muy bien para la administración incipiente de Peña Nieto. Su gobierno encerró a la maestra Gordillo, y de esa forma, se supuso, que desarmaría la fuerte oposición a su intrínseca Reforma Educativa.

A Osorio Chong ya no le alcanzó el alma para terminar un mandato carcomido por la corrupción, la avaricia y la injusticia; y como buena rata, saltó antes de tiempo del barco que ya hacía agua. A Chuayffet su falta de visión le jugó una mala pasada, ya que le permitió sembrar, pero no ser parte de la “cosecha”.

Ahora nos queda esperar hasta el próximo 20 de agosto, día que Elba Esther Gordillo dará la cara a la sociedad. Pero mientras tanto yo no quisiera estar en los zapatos de Murillo Karam, ya que la maestra está en su pleno derecho de demandarlo por “Sobreseimiento”, ya que no existían pruebas que acreditaran los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Al fin, otra mancha al tigre experto en las “Verdades Históricas”, derrotado y vapuleado contundentemente en el mismo sexenio al que ¿sirvió? ¡Vale la pena reflexionarlo!

jueves 16 de agosto de 2018

Robo a mano armada

jueves 09 de agosto de 2018

Estafa a la maestra

jueves 21 de junio de 2018

Los niños enjaulados

jueves 15 de marzo de 2018

El sucesor de Evodio

viernes 23 de febrero de 2018

¿Cambio de gobierno, cambio de actitud?

domingo 07 de enero de 2018

Ilusionismo político 2018

jueves 12 de octubre de 2017

¿In-dependiente?

lunes 18 de septiembre de 2017

¡Re-evolución a la injusticia!

Cargar Más