/ viernes 2 de octubre de 2020

Caso cerrado

Los fifis se desgarran las ropas y se sienten traicionados por el presidente del máximo Tribunal de Justicia del país: la otrora honorable Suprema Corte de Justicia de la Nación, por haber aprobado la consulta para enjuiciar a algunos ex presidentes de México, desde Carlos de Salinas hasta Enrique Peña. Los Chairos, por el contrario, están de fiesta aplaudiendo dicho fallo legal de este tribunal superior.

Más allá del fallo antes citado, lo verdaderamente lamentable es la división en que se encuentra sumida la población por los grupos en el poder y los reaccionarios que aún patalean en el nombre del señor. Pero vayamos por partes.

El artículo 35 de la Carta Magna no es específico para permitir consultas para ejercer el derecho penal. Habla de consultas en general. Luego entonces ¿para qué está el código penal? Qué caso tiene hacer una consulta, si lo único que se debe hacer es aplicar el derecho y punto.

Si hay materia, pues hay que ejercer la acción penal, aunque es posible que en la mayoría de los casos ya estén prescritos la mayoría de los delitos por los que se les perseguiría a estos mandatarios.

La votación estuvo cerrada y se impuso el grupo afín al régimen. Esto así ha sido siempre, por eso los presidentes de la República van colocando a sus ministros durante todo el sexenio, para que una vez que salgan les cubran las espaldas legalmente.

En pero, esto no es más que uno más de los distractores políticos en tiempos de elecciones. Solo servirá para meterle calambres a los ex presidentes que anden publicitándose, como Felipillo. A Fox ya lo calmaron y se tuvo que tapar la bocota, y de paso a su mujer. A Carlitos Salinas también lo tienen en el banquillo, por sí se mueve. Zedillo está feliz dando clases en los Estados Unidos, así que con él no es la bronca. A Enrique “el copetón”, tampoco se mueve porque trae colota que le pisen. En fin: circo, maroma y teatro, o lo que es lo mismo al pueblo pan y circo. La votación estuvo reñida y se definió por solo un voto de los magistrados. A favor estuvieron Ortiz Mena, Alcántara Carrancá, Esquivel Mossa , Ríos Farjart, Pérez Dayan y Saldívar Lelo de Larrea. Los contras son: Franco González, Aguilar Morales, Pardo Rebolledo, Piña Hernández, Laynez Potise.

Los fifis se desgarran las ropas y se sienten traicionados por el presidente del máximo Tribunal de Justicia del país: la otrora honorable Suprema Corte de Justicia de la Nación, por haber aprobado la consulta para enjuiciar a algunos ex presidentes de México, desde Carlos de Salinas hasta Enrique Peña. Los Chairos, por el contrario, están de fiesta aplaudiendo dicho fallo legal de este tribunal superior.

Más allá del fallo antes citado, lo verdaderamente lamentable es la división en que se encuentra sumida la población por los grupos en el poder y los reaccionarios que aún patalean en el nombre del señor. Pero vayamos por partes.

El artículo 35 de la Carta Magna no es específico para permitir consultas para ejercer el derecho penal. Habla de consultas en general. Luego entonces ¿para qué está el código penal? Qué caso tiene hacer una consulta, si lo único que se debe hacer es aplicar el derecho y punto.

Si hay materia, pues hay que ejercer la acción penal, aunque es posible que en la mayoría de los casos ya estén prescritos la mayoría de los delitos por los que se les perseguiría a estos mandatarios.

La votación estuvo cerrada y se impuso el grupo afín al régimen. Esto así ha sido siempre, por eso los presidentes de la República van colocando a sus ministros durante todo el sexenio, para que una vez que salgan les cubran las espaldas legalmente.

En pero, esto no es más que uno más de los distractores políticos en tiempos de elecciones. Solo servirá para meterle calambres a los ex presidentes que anden publicitándose, como Felipillo. A Fox ya lo calmaron y se tuvo que tapar la bocota, y de paso a su mujer. A Carlitos Salinas también lo tienen en el banquillo, por sí se mueve. Zedillo está feliz dando clases en los Estados Unidos, así que con él no es la bronca. A Enrique “el copetón”, tampoco se mueve porque trae colota que le pisen. En fin: circo, maroma y teatro, o lo que es lo mismo al pueblo pan y circo. La votación estuvo reñida y se definió por solo un voto de los magistrados. A favor estuvieron Ortiz Mena, Alcántara Carrancá, Esquivel Mossa , Ríos Farjart, Pérez Dayan y Saldívar Lelo de Larrea. Los contras son: Franco González, Aguilar Morales, Pardo Rebolledo, Piña Hernández, Laynez Potise.