/ jueves 9 de julio de 2020

Así opina Oflo

Complicado el escenario de avance sobre el comportamiento del Covid -19 en Guerrero, ante la realidad que de no desarrollar una mejor estrategia contra la pandemia y evitar el relajamiento de las reglas de higiene y bioseguridad, pues simple y sencillamente el semáforo naranja, nuevamente seguirá estando más cerca del rojo, y mucho menos del ansiado semáforo verde.

¿Causa, motivo y razón de que los casos de contaminación crezcan y se observen un mayor número de fallecimientos? Carencia de una sólida estrategia del gobierno para poner orden y hacer posible una contracción del virus mortal. especialmente en el avance de los sellos y protocolos de seguridad y sanitización, que hoy sólo son un discurso en Guerrero y son evidencia de un desastre total.

Factor también determinante es la falta de cooperación de la ciudadanía para el uso cubrebocas, caretas, guantes y gel antibacterial; y si tenemos presente la actitud de los turistas nacionales que nos empiezan a invadir en cantidades industriales, mayormente será el problema.

¿Cómo interpretar que a pocas horas de haber levantado anclas para la apertura de las playas, se percataron que ¡NO! ¡NO! se había establecido protocolo alguno en materia de bioseguridad en los negocios turísticos?

Esta fue una perla que casi infarta nuevamente al titular de la Sectur Guerrero que por arte de magia, apareció con su tradicional discurso panegírico: hoy jueves 2 de julio, es un día muy importante para el turismo del estado y en particular para nuestros destinos turísticos”. Sin embargo la realidad era otra.

Contra viento y marea, al día siguiente de la apertura se anunciaron dichos protocolos, ante el hecho de que muchos prestadores de servicios, no estaban informados, ni capacitados, mucho menos preparados, como lo han señalado las Sectur Guerrero y de Acapulco, por lo que fueron motivo de clausuras parciales y arreglos bajo el agua.

¿Qué puede decirse sobre los resultados de las reglas básicas de la Fase I? Un rotundo fracaso municipal al momento que pretendieron establecer, que a la playa ingresarían grupos no mayores de tres personas para caminar, correr y nadar, guardando sana distancia; además, de prohibir ingresar comida, bebidas embriagantes y mascotas. Todo esto cayó al puritito hígado de los turistas que ingresaron a la playa como ellos quisieron con una autoridad como espectador.

A partir de ayer se dio inicio a la tendencia hasta hoy ¡NO! ¡NO! confirmada para la Fase II, que por las mismas características de la anterior, aprecio que pueda existir objetividad sobre la aplicación de los protocolos, aún no palomeados por el Cabildo municipal “Vergüenza Total y Absoluta”. La experiencia nos dice que aquí sólo hay de piña, o pones orden para evitar brotes de contagio, o todo reventará y complicará más el prestigio de la marca Acapulco, que durante los últimos años ha perdido competitividad en los mercados turísticos.

Por otra parte, las expectativas para el Acapulco del “Señor de la Riviera Diamante”, viento en popa, más no así para el Acapulco Dorado y Tradicional, donde hoteleros, restauranteros y prestadores de servicios turísticos, reiteran y replican estar listos para la fiesta turística en plena pandemia, sólo que por falta de efectivos programas promocionales, los invitados a la dicha fiesta aún ¡NO! ¡NO! saben qué se les tiene preparado

Lo que tengo claro es que hoy por hoy existen altos índices de desempleo, poco ahorro para la diversión y un alto número de contagiados asintomáticos. Entonces no dudemos que el turista que nos visitará mayormente será de bajos ingresos, con un all inclusive en el Hotel Camarena y comida gourmet de tiendas de autoservicio. Y por supuesto no dispuesto a atender las medidas de bioseguridad como ya se ha observado en la CDMX.

A LOS POSTRES…

>>> POSIBLE REBROTE COVID -19 EN ACAPULCO, entre los días 20 y 25 de julio. “Existe un riesgo muy alto que con el regreso a la Nueva Normalidad, pueda darse una nueva ola de contagios. Sabemos que el periodo de incubación es entre cuatro y catorce días, por lo que se prevé que entre el 20 y 25 de julio, haya un repunte de contagios por no aplicar correctas medidas de higiene y de prevención para evitar el contagio”: Dr. Edgar Gerardo Gálvez Pineda, especialista en Salud Pública.

Complicado el escenario de avance sobre el comportamiento del Covid -19 en Guerrero, ante la realidad que de no desarrollar una mejor estrategia contra la pandemia y evitar el relajamiento de las reglas de higiene y bioseguridad, pues simple y sencillamente el semáforo naranja, nuevamente seguirá estando más cerca del rojo, y mucho menos del ansiado semáforo verde.

¿Causa, motivo y razón de que los casos de contaminación crezcan y se observen un mayor número de fallecimientos? Carencia de una sólida estrategia del gobierno para poner orden y hacer posible una contracción del virus mortal. especialmente en el avance de los sellos y protocolos de seguridad y sanitización, que hoy sólo son un discurso en Guerrero y son evidencia de un desastre total.

Factor también determinante es la falta de cooperación de la ciudadanía para el uso cubrebocas, caretas, guantes y gel antibacterial; y si tenemos presente la actitud de los turistas nacionales que nos empiezan a invadir en cantidades industriales, mayormente será el problema.

¿Cómo interpretar que a pocas horas de haber levantado anclas para la apertura de las playas, se percataron que ¡NO! ¡NO! se había establecido protocolo alguno en materia de bioseguridad en los negocios turísticos?

Esta fue una perla que casi infarta nuevamente al titular de la Sectur Guerrero que por arte de magia, apareció con su tradicional discurso panegírico: hoy jueves 2 de julio, es un día muy importante para el turismo del estado y en particular para nuestros destinos turísticos”. Sin embargo la realidad era otra.

Contra viento y marea, al día siguiente de la apertura se anunciaron dichos protocolos, ante el hecho de que muchos prestadores de servicios, no estaban informados, ni capacitados, mucho menos preparados, como lo han señalado las Sectur Guerrero y de Acapulco, por lo que fueron motivo de clausuras parciales y arreglos bajo el agua.

¿Qué puede decirse sobre los resultados de las reglas básicas de la Fase I? Un rotundo fracaso municipal al momento que pretendieron establecer, que a la playa ingresarían grupos no mayores de tres personas para caminar, correr y nadar, guardando sana distancia; además, de prohibir ingresar comida, bebidas embriagantes y mascotas. Todo esto cayó al puritito hígado de los turistas que ingresaron a la playa como ellos quisieron con una autoridad como espectador.

A partir de ayer se dio inicio a la tendencia hasta hoy ¡NO! ¡NO! confirmada para la Fase II, que por las mismas características de la anterior, aprecio que pueda existir objetividad sobre la aplicación de los protocolos, aún no palomeados por el Cabildo municipal “Vergüenza Total y Absoluta”. La experiencia nos dice que aquí sólo hay de piña, o pones orden para evitar brotes de contagio, o todo reventará y complicará más el prestigio de la marca Acapulco, que durante los últimos años ha perdido competitividad en los mercados turísticos.

Por otra parte, las expectativas para el Acapulco del “Señor de la Riviera Diamante”, viento en popa, más no así para el Acapulco Dorado y Tradicional, donde hoteleros, restauranteros y prestadores de servicios turísticos, reiteran y replican estar listos para la fiesta turística en plena pandemia, sólo que por falta de efectivos programas promocionales, los invitados a la dicha fiesta aún ¡NO! ¡NO! saben qué se les tiene preparado

Lo que tengo claro es que hoy por hoy existen altos índices de desempleo, poco ahorro para la diversión y un alto número de contagiados asintomáticos. Entonces no dudemos que el turista que nos visitará mayormente será de bajos ingresos, con un all inclusive en el Hotel Camarena y comida gourmet de tiendas de autoservicio. Y por supuesto no dispuesto a atender las medidas de bioseguridad como ya se ha observado en la CDMX.

A LOS POSTRES…

>>> POSIBLE REBROTE COVID -19 EN ACAPULCO, entre los días 20 y 25 de julio. “Existe un riesgo muy alto que con el regreso a la Nueva Normalidad, pueda darse una nueva ola de contagios. Sabemos que el periodo de incubación es entre cuatro y catorce días, por lo que se prevé que entre el 20 y 25 de julio, haya un repunte de contagios por no aplicar correctas medidas de higiene y de prevención para evitar el contagio”: Dr. Edgar Gerardo Gálvez Pineda, especialista en Salud Pública.

ÚLTIMASCOLUMNAS